Nelson A. Pérez: Desaparece el chavismo y muere el madurismo

 

nelsonperez

 

La legitimidad de origen del chavismo se basa, fundamentalmente, en el hecho electoral que lo llevo al poder del Estado. Pero  el movimiento y transformación de la ideología chavista en el acontecer político venezolano ha sido dinámico y cambiante, desde la concepción de la nueva Constitución hasta nuestros días.

Uno de los eslógans del chavismo era “dentro de la Constitución todo fuera de la Constitución nada”. Así fue hasta el año 2007 cuando se somete a reforma el texto constitucional, siendo desaprobado por el pueblo en referendo. De allí en adelante se inicia todo un tramado de leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, con mayoría gubernamental, que inconstitucionalmente modulaban un matiz totalitario al proyecto chavista. Entre estas reformas está la aprobación de las leyes comunales y la reelección indefinida del presidente de la República no contempladas en la nueva Constitución bolivariana. Se profundiza, en la práctica, un proceso de concentración del poder presidencial eliminado la separación de los poderes constituidos: Poder Judicial, Poder Electoral, Poder Ciudadano, Contraloría General de la República, Ministerio Público, Defensoría del Pueblo. Se modifica la Ley del Banco Central de Venezuela, eliminándole la autonomía. Estas formas cambiantes del pensamiento del socialismo del siglo XII comienzan a caracterizar los signos del movimiento político del chavismo, determinado sus formas de actuación fuera del marco de la Constitución y las leyes vigentes.

Podemos señalar, entonces, que el aspecto principal del chavismo, con Chávez como presidente, se fundamenta en las actuaciones de un gobierno con tendencia dictatorial matizado con semblanza democrática.

Ahora bien en el seno del chavismo se mueven y nutren contradicciones ideológicas y de poder, que son las que determinan y dinamizan la caracterización del movimiento político del régimen dentro y fuera de nuestramas fronteras.

Chávez como presidente, con profundo matiz dictatorial, siempre construyo su poder político, en forma soterrada, impulsando leyes inconstitucionales e incorporándolas groseramente al marco constitucional, es decir: Chávez actuaba dentro del marco democrático constitucional pero en la periferia de la Constitución procuró tener un cumulo de leyes inconstitucionales que le garantizaban la imposición arbitraria del socialismo del siglo XXI con matices democráticos.

Antes de su muerte Chávez delega el mando a Nicolás maduro, y consecuentemente, a Diosdado Cabello. Estos dos individuos personifican, dentro del seno del régimen: El chavismo sin Chávez. En ese sentido, erróneamente, el fallecido presidente focalizó ese movimiento fuera del chavismo, sin saber que lo tenía en su propio gabinete. Allí pegadito al él.

El propio Cabello ha señalado en reiteradas oportunidades que Chávez era la pared de contención que impedía la aplicación de sus travesuras fascistas.

En esta etapa del chavismo, sin Chávez, con Maduro en la presidencia y Diosdado al mando del PSUV. Las posturas antidemocráticas y la dictadura abierta sin matices democráticos se han puesto en evidencia, modificando la correlación de fuerzas entre chavistas y maduristas. Podemos distinguir, entonces, la esencia particular de las forma de gobierno en la etapa del chavismo, y  sus particularidades y formas de gobierno en la etapa del madurismo. Luego en la dinámica de las contradicciones se extingue el chavismo y da paso al madurismo. Esta nueva particularidad en el movimiento y dinámica del socialismo del siglo XXI,  se caracteriza por ser más agresiva y fascista.

A diferencia de Chávez que perdió el revocatorio y lo aceptó. Maduro niega abiertamente el referendo consultivo a su mandato, y en una jugada macabra con Diosdado, a la cabeza, provocan que el inconstitucional TSJ entorpezca y anule el revocatorio. De allí en adelante: muerte, desolación, crímenes, prisión a cientos de jóvenes, desparecidos, torturados, presos políticos, diáspora venezolana, hambruna por doquier, muerte en hospitales y clínicas por falta de medicamento, salarios de hambre, híper inflación. etc.

Desconocen y ponen en desacato la AN elegida por el pueblo e imponen una ANC, a mocha y trocha, fraudulenta e inconstitucional, a los ojos del mundo, que suplanta groseramente todos los poderes y se decreta supraconstitucional por encima de !Dios y la Nación!

El CNE se transforma, cada vez más, en una herramienta antidemocrática de un régimen cuya forma y movimiento es esencialmente dictatorial. Hablan de dialogo electoral: que todo cambie sin que nada cambie.

Por otra parte, la MUD ya cumplió su fase en la conducción, en solitario,  de la actuación política de la oposición. Con muchas contradicciones y desaciertos. Las formas que caracterizan su movimiento después del 15 de diciembre de 2015, son de una dirigencia egoísta, a pesar de todos sus esfuerzos. Las posiciones partidistas y personalistas de sus miembros, como actores políticos, no les permitieron visualizar que: para tener un presidente demócrata se necesita previamente tener democracia. Las estrategias políticas asumidas por los denominados G4, G7, G8, G9 siempre estuvieron impregnadas de egoísmos grupales y personales, originando una ceguera política ante la toma de grandes decisiones que pusieran en el plano estratégico a Venezuela y el rescate de la democracia. Como consecuencia de esas postreras egoístas se produjo la desmovilización del pueblo en la calle.

Se hace necesario, pues, ampliar estratégicamente la base de actuación política ante el régimen. La MUD debe formar parte de un Frente en Defensa de la Democracia, mucho más amplio, incorporando las fundamentales fuerzas vivas que hacen vida en todas las fachadas: sociales, económicos, educativos y culturales del país.

Recomponer la oposición política es una tarea de todos que fortalecerá el camino luminoso hacia la democracia. En tanto, al régimen le cuesta mucho recomponerse pues representaría entregar sus banderas dictatoriales. En tal sentido, el régimen avanza, en tonto y cuanto, la oposición no desarrolle una estrategia para alcanzar de nuevo la anhelada democracia para el país.

La postura dialéctica, ante un régimen que se transformó de democrático en antidemocrático y luego pasó a dictadura fascista, con diferentes actores en el seno de sus contradicciones .Es  procurar, en lo inmediato un frente, sólido, en defensa de la democracia, su postura debe ser: AL DESCONOCIMIENTO Y DESACATO AL ACTO ELECTORAL EN ESAS CONDICIONES.

Se cuenta, en el mundo internacional, con la participación activa del mundo democrático: Canadá, EEUU, UE, Japón, Grupo de Lima. Quienes no solo actúan políticamente en tormo a las formas democráticas de gobierno, sino que impulsan sanciones económicas y políticas al régimen y sus lacayos.

El escenario no puede ser peor para el régimen: un pueblo a las puertas de la hambruna, sin salida económica, un mundo democrático que se opone, contradicciones agudas en el alto gobierno.

El régimen está desesperado por legitimar su mandato a través de un acto electoral fraudulento. Busca desesperadamente un candidato de derecha representativo para consumar su fechoría electoral.

Si actuamos con solidez política sin mezquindades partidistas y personales, la incertidumbre que hoy reina en el pueblo se transformará en un NO ACTIVO AL FRAUDE en las calles.

Econ. Nelson A. Pérez Valdivieso Miembro del Secretariado Nacional del Movimiento Progresista de Venezuela. MPV.

[email protected]

@nelsonperezav