Las posturas sexuales que ellos odian y no lo sabías

sexonecesidad

 

 

En la cama cada quien sabe con cuáles prácticas sexuales siente más placer, ya que lo que a una pareja le causa satisfacción, a otras las enfría en segundos.

Según el sitio El Confidencial, estas son las prácticas sexuales que más odian los hombres:

1. La Amazona

En esta práctica sexual tú te colocas encima de él a horcajadas, con una pierna a cada lado, como si fueras a cabalgar. Esta postura facilita la penetración y también se puede practicar del revés.

Razón por la que la odian: Cuando una mujer está controlando su orgasmo, controla el movimiento y el ritmo de las penetraciones para maximizar el placer. Esto resulta incómodo para los hombres a los que no les gustan los imprevistos, porque las mujeres van a su ritmo y no son regulares en las penetraciones.

2. La Cucharita

En esta práctica la mujer se acuesta de lado, en posición fetal, y el hombre detrás de la mujer. Él la rodea con sus brazos. El grado de penetración dependerá del ángulo formado entre el glúteo y la rodilla de la mujer, que podrá aumentarlo o disminuirlo a su gusto.

Razón por la que la odian: Todo parece indicar que no les gusta esta postura porque es un poco incómoda y no tienen suficiente control. Algunos hombres piensan que esta posición sexual es demasiado tierna y por eso no les agrada.

3. El perrito tumbado

En ésta la mujer se arrodilla de espaldas, con los hombros apoyados en la cama, mientras él la penetra desde atrás.

Razón por la que la odian: A pesar de que los hombres poseen el control, no pueden acariciar los pechos de la mujer y tienen que doblarse y permanecer así un buen rato, lo que puede llegar a ser bastante complicado, sobre todo si son poco flexibles.

4. El misionero

Ésta práctica sexual es clásica. La mujer abre sus piernas y él la penetra. Las miradas se buscan de manera voluntaria y todo se vuelve más consciente.

Razón por la que la odian: Aunque es de las más practicadas, a muchos hombres no les gusta el hecho de que sea una postura rudimentaria en un mundo donde hay tantas prácticas sexuales.

Nota tomada de Soy Carmín