Kuczynski dice que nuevo pedido de destitución “está poniendo en ridículo” a Perú

Foto: Radio Fides
Foto: Radio Fides

 

 

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó hoy que el nuevo pedido presentado en el Congreso para que sea destituido del cargo está “poniendo en ridículo” a su país antes de la Cumbre de las Américas, que se celebrará en Lima el 13 y el 14 de abril próximos.

EFE

“Estamos poniendo en ridículo al Perú porque estamos diciendo: botamos al presidente que está trabajando, cuando van a venir 35 presidentes de América el 14 de abril al Perú para la Cumbre de las Américas”, afirmó Kuczynski durante una visita de trabajo a la ciudad sur andina de Puno.

Agregó que sus opositores quieren que deje el cargo después de esa cumbre “para no aparecer mal, porque saben que esto está mal, está muy mal”.

“Se está encubriendo otras cosas, yo me voy a defender y no renunciaré, no renunciaré”, enfatizó.

Tras pedir a la oposición política que lo “deje trabajar”, el gobernante rechazó las acusaciones de que tuvo vínculos ilícitos con la constructora brasileña Odebrecht.

“Yo no he hecho nada, si me muero hoy, San Pedro me recibirá allá arriba y me dirá: ‘Pedro Pablo, tú has actuado bien’. Yo lo sé, mi conciencia está limpia y no dejaré que traidores… yo no digo quién, que me dejen trabajar, eso es lo único que pido”, remarcó.

Kuczynski, quien visitó Puno para anunciar la construcción de al menos diez plantas de tratamiento de aguas residuales en el lago Titicaca, recordó que hace tres meses ya fue sometido a un primer intento de destitución en el Congreso.

Aseguró que, a pesar de que esa solicitud no prosperó, se presentó el jueves un segundo pedido de destitución “sin una coma más de nueva información”.

La moción fue presentada con las firmas de 30 legisladores de diferentes grupos parlamentarios opositores, quienes fundamentaron el pedido en un supuesta “falta de veracidad, honestidad y transparencia” de Kuczynski.

Agregaron que el gobernante “negó y ocultó mintiendo en forma reiterada y permanente sus relaciones contractuales como persona natural y/o jurídica por asesoría, consultoría o cualquier otra modalidad con empresas brasileñas consideradas dentro de la investigación de caso Lava Jato en el Perú”, entre ellas Odebrecht.

El pedido responde a las asesorías que Kuczynski ofreció a la constructora brasileña Odebrecht por 782.000 dólares entre 2004 y 2007, a través de su empresa Westfield Capital cuando era administrada por su socio chileno Gerardo Sepúlveda.

En esos años, Kuczynski era ministro del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006), denunciado a su vez por presuntamente recibir un soborno de 20 millones de dólares de la empresa brasileña.

Asimismo, se basa en las 140 transferencias bancarias en cuentas de Kuczynski que presuntamente lo involucran con Odebrecht, Westfield y First Capital, la consultora de Sepúlveda, según un reporte que el Banco de Crédito del Perú entregó a la Fiscalía.

Odebrecht también dio un aporte de 300.000 dólares a la campaña electoral de Kuczynski en 2011, comicios en los que ganó Ollanta Humala (2011-2016), según la declaración del exdirectivo de la compañía en Perú Jorge Barata a fiscales peruanos.

Para ser aprobada, la destitución requiere el voto de 87 legisladores, de un total de 130, y, según la Constitución, el cargo tendría que ser asumido por el vicepresidente Martín Vizcarra.

Kuczynski se salvó de un primer pedido de destitución el 21 de diciembre pasado tras la abstención de diez legisladores fujimoristas, liderados por Kenji Fujimori, y tres días después indultó al expresidente Alberto Fujimori, quien cumplía una condena de 25 años de cárcel.