La Revuelta Militar… los enloquece, por José Machillanda

José Machillanda  @JMachillandaP
José Machillanda @JMachillandaP

 

La Revuelta expresada por miembros del cuerpo armado pone en jaque a la tiranía de Nicolás Maduro, como insurrección, amotinamiento y anarquía de oficiales superiores, oficiales subalterno suboficiales y tropas que sufren y padecen la miseria exponencial. La revuelta ha desequilibrado de tal manera al régimen que han cometido el absurdo y el sin sentido de expulsar, encarcelar y degradar a personal del cuerpo armado violando las leyes y reglamentos de la República. El régimen está acobardado y no tiene norte para detener el monstruo de la revuelta, que sin ser Golpe de Estado, lo amenaza como tal.

 

La Revuelta Militar nace y crece de la miseria exponencial a la cual están sometidos  la mayoría de los venezolanos, por ello, los comandantes no pueden responder por el rancho de la tropa, mucho menos por la paga, la salud y el bienestar de cada uno de sus hombres. Es la miseria exponencial impuesta por esta tiranía apoyada por Generales inescrupulosos que como causa fundamental, explica el malestar de oficiales, sub oficiales y tropas de las distintas organizaciones de las cuatro fuerzas. El hiato Nicolás Maduro y Padrino son los responsables originales de la revuelta militar por irresponsables, incapaces y arbitrarios en el ejercicio del poder político sobre el cuerpo armado.

 

El régimen perdió el control del cuerpo armado así los mandos medios en manos de los tenientes coroneles son quienes se han decidido mostrarle a la sociedad y al mundo que no están dispuesto a seguir tolerando tanta incapacidad e inmoralidad por parte del poder político. Y por todo ello lo expresan por la vía de la furia grupal, el amotinamiento y el levantamiento que hasta ahora se conoce en lo que se denomina hoy el Entorno Interno militar. Entorno Interno Militar que refleja la fatiga de la tiranía y la incapacidad de más 1500 generales que no tienen ni comando ni tropa …pero sí se ocupan de los mercados a cielo abierto, de funciones administrativas y de tareas tan distantes a lo militar como son las que lo vinculan con el tráfico de drogas.

 

El régimen fracasado por vía de la revuelta militar, evidentemente no podrá montar el Plan República para el próximo fraude electoral del 20 de Mayo. Le sobran generales para ese evento pero le faltan Tenientes Coroneles, Oficiales Subalterno y Tropas quienes están en la Revuelta Militar. Revuelta Militar que no termina de ser Golpe de Estado —por la actuación activa de los delatores— es en definitiva la expresión cierta y real de un hecho político militar que pone al máximo descrédito a quienes comandan y dirigen a hombres. Hombres que hoy muestran un franco descontento por haber sido maltratados y engañados cuando fueron llevados a filas. El descontento expresa la presencia de la miseria exponencial que conducirá inequívocamente a la Calamidad Político Social a lo interno del cuerpo armado como hoy ocurre en la sociedad venezolana.

 

Esa Calamidad político social llegó, no es otra cosa más que el choque entre la violencia de la miseria exponencial que sufren oficiales, sub oficiales y tropas contra el cuerpo de generales que se entienden como los responsables por el fracaso de su ejercicio supuestamente de comando. Esos supuestos comandantes no pueden ni podrán contener la miseria exponencial impuesta por el comunismo marxistoide que desarrolla Padrino y sus adláteres. La violencia-revuelta expresa la insatisfacción de las necesidades de sus comandados que no tienen comando. La Revuelta seguramente no tumbará a este régimen sedicioso pero deja claro ante el mundo el fracaso del proyecto de Chávez -Castro

 

La Revuelta Militar que sigue hoy en las pocas instalaciones militares que todavía existen continúa y crecerá por cuanto no se registran comandos ni comandantes que respondan ante sus subalternos debido a que forman parte del gobierno. Y creyeron equivocadamente que con el modelo Chávez-Castro y sus comisarios políticos, delatores y caporales podrían silenciar a nobles y corajudos venezolanos que alguna vez pensaron que podían atar sus destinos a la función de defensa. Hoy en plena revuelta expresan su máxima indignación por la irresponsabilidad y cobardía de quienes no saben ser comandante pero seguramente si son negociadores, artífices de los grandes cuadros de corrupción con grandes fortunas que amasan militares en funciones distintas a la de ser comandantes.

 

La Revuelta Militar deja claro la carencia de comando en el cuerpo armado, igualmente explica la presencia de la miseria exponencial que destroza la estructura, organización y funcionamiento de esa cojitranca organización. La Revuelta prueba que el  régimen perdió el control a lo interno del cuerpo armado y como para la fecha no tendrá posibilidades de montar el Plan República. Es así, como la Revuelta Militar acusa por la vía de la perturbación interna a un generalato irresponsable en funciones de un gobierno aterrorizado que pudiera ver  caer el gobierno de Maduro dejando perfectamente claro la enorme presión interna que sufren oficiales y tropas afectados por, la falta de comando, la falta de recursos y la carencia de poder político responsable por la organización prevista para la defensa.

 

Es original

 

Dr. José Machillanda

Director de CEPPRO

@JMachillandaP

Caracas, 13 de marzo de 2018