Fallas en el servicio eléctrico pueden apagar la vida de 84 pacientes en Trujillo

El Impulso
Pacientes bajo tratamiento de diálisis // Foto cortesía El Impulso

 

La vida de 84 pacientes, bajo el tratamiento de diálisis, está en riesgo por los constantes apagones sufridos en la entidad, durante los últimos 20 días. De esta manera lo manifestaron algunos de ellos durante una protesta frente a la Unidad de Diálisis Andina.

Reseña el Diario Los Andes a las 6:00 am salieron a la calle para reclamar, principalmente a Corpoelec e Hidroandes, las deficiencias en el servicio de electricidad y agua. Rosaura Trejo, médico nefrólogo, indicó que el no saber cuándo va a ocurrir la suspensión de la energía, impide que los pacientes se realicen el tratamiento. En consecuencia, podrían morir.

De hecho, desde hace cuatro días han tenido este problema. Muchos se quedan sin limpiar su sistema, se atrasan o simplemente quedan a mitad del procedimiento. Para colmo, no tienen agua. Elemento indispensable para la diálisis.

Una planta de osmosis

Trejo explicó que la institución tiene un tanque de agua. Sin embargo, se llena por medio de una bomba eléctrica. A su vez, esta máquina purifica el líquido (proceso de osmosis) y se usa para el tratamiento.

La electricidad, cuenta la doctora, llegó a las 10:00 de la mañana, pero los constantes bajones molestan y dañan los equipos. “Necesitamos que Corpoelec nos diga los horarios para organizarnos. No podemos estar así” comentó la profesional de la medicina.

No obstante, la empresa les comentó que no pueden facilitarle los horarios, pues no se trata de racionamientos, sino de fallas. Esto, según informó el ministro para la energía eléctrica, Luis Motta Domínguez, en una reciente visita a Trujillo, se debe a una “situación crítica por los bajos niveles de agua en los embalses de La Vueltosa (Fabricio Ojeda, en Táchira) y Peña Larga (en Portuguesa) que también afecta a San Agatón (Leonardo Ruiz Pineda, Táchira)”.

Donación de agua

La doctora Trejo comunicó que los encargados de la planta de llenado, ubicada en Santo Domingo, se comprometieron en llenar el tanque de la Unidad de Diálisis con un camión cisterna. Asegura que de otra manera no podrían llenarlo, pues los servicios privados les cobran hasta 3 millones de bolívares.