AIE: Venezuela es hoy el mayor riesgo de suministro en el mercado petrolero mundial

Un trabajador de Pdvsa se coloca una banda tricolor durante una concentración política oficialista  (Foto Reuters)
Referencial: Un trabajador de Pdvsa se coloca una banda tricolor durante una concentración política oficialista (Foto Reuters)

 

Venezuela podría ser la razón que “inclina decisivamente al mercado hacia un déficit”, dijo la Agencia Internacional de Energía en un nuevo informe.

Nick Cunningham para Oilprice.com | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Venezuela perdió otros 60.000 barriles por día (bpd) en febrero, según la agencia de energía con sede en París, y continúa presentando el mayor riesgo de suministro para el mercado petrolero mundial. La AIE señaló que incluso si los niveles de producción de Venezuela no hubieran disminuido durante el año pasado, y produjera según el nivel acordado como parte del acuerdo de la OPEP, el grupo todavía estaría hoy publicando que el nivel de cumplimiento del acuerdo es del 100 por ciento. Tal como están las cosas, sin embargo, la caída en picada de la producción de crudo de Venezuela puso la tasa de cumplimiento del cartel  cerca del 150 por ciento, la cifra más alta hasta la fecha.

Aparte de eso, la AIE dijo que no ha cambiado materialmente en el último mes, pero expresó una perspectiva más optimista del mercado para 2018. Los inventarios de petróleo subieron en enero por primera vez desde julio de 2017, pero solo aumentaron en 18 millones de barriles, o aproximadamente la mitad de la tasa habitual para esa época del año. De hecho, el excedente de petróleo solo se mantuvo en 50 millones de barriles, mientras que los suministros de productos refinados están en realidad en un déficit.

La agencia revisó ligeramente su pronóstico de la demanda de petróleo para 2018 en 90,000 bpd a 1.5 millones de barriles por día (mb / d). La demanda es particularmente fuerte en China e India. Todavía se espera que la oferta crezca en 1.3 mb / d en los EE. UU., una cifra enorme, pero sin cambios con respecto a las previsiones anteriores. Se espera que el suministro fuera de la OPEP crezca en 1.8 mb / d.

La IEA dice que “el reequilibrio del mercado avanza claramente en indicadores clave: la oferta y la demanda se alinean más, los inventarios de los países de la OCDE caen cerca de los niveles promedio, la curva futura de precios señala precios cada vez más sostenibles. “Se espera que los inventarios vean una” acumulación de existencias muy pequeña “en el primer trimestre, pero luego disminuyan durante el resto del año.

Ese es un tono decididamente más optimista en comparación con el informe de la agencia de hace un mes, cuando advertía que la historia se repetiría. En febrero, la AIE dijo que la producción de crudo de lutitas de Estados Unidos crecía tan rápidamente que podría conducir a otro período de precios bajos, arruinando los esfuerzos de la OPEP para reequilibrar el mercado justo cuando ese objetivo difícil de alcanzar parecía “cercano”.

Pero, suponiendo que la OPEP mantenga la producción plana durante el resto de 2018, la amenaza de un “declive acelerado” de Venezuela podría ser el “elemento final que inclina decisivamente al mercado hacia un déficit”, dijo la AIE. Ese es un escenario completamente posible.

Un factor de riesgo para este pronóstico es la posibilidad de una guerra comercial provocada por los aranceles de acero y aluminio de EE. UU. Una “desaceleración comercial” tendría fuertes consecuencias, particularmente para el combustible utilizado en el sector marítimo y en la industria del transporte por camión “, advirtió la AIE.

En el mediano plazo, las cosas se ven aún más estrictas. Los nuevos descubrimientos de petróleo en 2017 alcanzaron un mínimo histórico de solo 4.000 millones de barriles, lo que contrasta con los 36.000 millones de barriles que se produjeron. El sorprendentemente bajo nivel de nuevos descubrimientos es el resultado directo de una dramática caída en los gastos de exploración. El problema es que, incluso con los precios del petróleo subiendo sustancialmente desde hace un año, la AIE solo espera que la inversión aumente en un 6 por ciento este año, luego de mantenerse estable en 2017.

La creciente producción de lutitas mantendría este problema durante los próximos dos años más o menos. Pero después de eso, a medida que la histórica expansión de la producción de crudos de lutitas se reduce a niveles más modestos, “el mercado bien podría necesitar los suministros que actualmente están siendo retenidos por los principales productores”, dijo la AIE.

Para la OPEP, podría ser un largo tiempo de espera, y no está claro si el grupo pueda mantener sus límites de producción hasta 2020. Sin embargo, más allá de 2020, la AIE advierte que los factores de una crisis de suministro ya se están gestando, ya que hay una escasez de nueva producción de proyectos petrolíferos convencionales a gran escala en desarrollo.

Por ahora, sin embargo, estamos en un modo constante de esperar y ver. La primera mitad del año es siempre una época estacionalmente más débil para el mercado petrolero. Pero el mercado podría endurecerse más adelante en el año: la demanda se recupera en el verano, Venezuela podría registrar caídas más fuertes a medida que transcurra el año y se espera que los inventarios se ajusten. Se espera que el shale de Estados Unidos presente un crecimiento “explosivo” en 2018, pero los perforadores de lutita podrían no hundir el mercado como algunos temían.