¿Votar o no votar? Ese NO es el dilema… por @CarmonaBorjas

thumbnailRobertCarmonaBorjas

El dilema que se plantea en Venezuela no es votar o no votar, abstenerse o no abstenerse. La solución está en rechazar categóricamente la validez de un proceso ilegitimo e ilegal, que convocó elecciones para el 20 de mayo, para reelegir por seis años más en la presidencia, a Nicolás Maduro.

Es esto lo que fundamenta la negativa de los organismos internacionales serios y responsables del mundo, no hablamos del Alba, que NUNCA lo ha sido, sino de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA)y la Unión Europea (UE), entre otros, de “acompañar” u “observar” el espurio proceso impuesto por la llamada Asamblea Nacional Constituyente.

Es claro que los venezolanos debemos seguir luchando hasta lograr las condiciones para que se realicen elecciones libres, justas y honestas en el país. No se trata de condiciones mínimas, pues estamos ante un conjunto de condiciones que se complementan necesariamente y que no pueden ser objeto de aplicación parcial, ni en forma separada y excluyente de las otras.

La nueva expresión de la unidad venezolana, el Frente Amplio recién constituido, con la participación de la mayoría de las fuerzas y sectores nacionales, a los que esperamos se unan los otros grupos que hasta ahora no se han manifestado, es un paso más en esa lucha por las condiciones, todas, que garanticen que el pueblo se expresará libremente y decidirá su destino, sin miedo, sin imposiciones.

Las encuestas confunden al venezolano. Se centran en las tendencias de voto, pero no hablan con claridad de lo que realmente está en juego. Votar de cualquier manera, abstenerse incluso, sin fijar posición es convalidar un proceso que no tiene ninguna fundamentación legal, lo que precisamente busca el régimen dictatorial de Maduro.

Dudo mucho de la veracidad de algunas encuestadoras que dan a Maduro posibilidades de una victoria, así como también a aquellas que expresan que, de votar masivamente por el candidato opositor pagado y promovido por el oficialismo, Henry Falcón, se podría derrotar a Maduro. No. Ese no es el problema. Ni que las encuestas favorezcan en 90 por ciento al oficialista trasplantado Falcón, deberíamos votar. La ilegalidad de una convocatoria impuesta no se combate con el voto.

Robert Carmona-Borjas