El teatro, otro espacio perjudicado por el éxodo venezolano

AVN / Referencial
AVN / Referencial

 

 

El teatro en Venezuela se ha convertido en otro espacio perjudicado por el éxodo de los ciudadanos del país caribeño, que en medio de la grave crisis económica, política y social ha registrado la salida de miles de venezolanos, incluyendo a sus actores, que buscan una mejor calidad de vida.

Bárbara Agelvis / EFE

Actores de reconocida trayectoria teatral en Venezuela, que han ejercido distintos cargos dentro de este mundo que ellos mismos definen como un espacio que invita a la reflexión, manifestaron a Efe su preocupación por el éxodo de artistas y distintos trabajadores en el Día Internacional del Teatro.

La actriz, directora y productora Diana Volpe, con más de 40 años de experiencia en el área, indicó que lo más difícil de hacer teatro actualmente en Venezuela “es enfrentarse no solamente a los costos diarios, sino al éxodo diario”.

“Nosotros hemos preparado decenas y decenas y decenas de jóvenes en todos los aspectos de la vida del teatro y hoy en día vemos que cuando nos sentamos a preparar un elenco, un buen número de esos jóvenes ya no están y sabemos de otros tantos que se van a ir, es decir, es un éxodo bien grande que no puede ser subestimado”, dijo.

“Y esta situación obliga a una compañía como la nuestra a pensar que bueno, de ahora en adelante, si quiero producir algo tendré que empezar a entrenar a los actores”, continuó Volpe, una de las directoras del grupo teatral la Caja de Fósforos.

Consideró que el teatro en Venezuela actualmente se encuentra “luchando para sobrevivir”, aunque destacó que son muchos los jóvenes interesados en prepararse en esta área en la que ha podido observar, a través de los distintos talleres que ofrece, cómo los aprendices quieren plasmar en sus temas la crisis venezolana.

“La inseguridad, la escasez, la dificultad de costear los precios, el poder mantenerse, el éxodo, la necesidad de salir para buscar la manera de vivir, lo que vivimos a diario. Lo que significa vivir en Venezuela”, contó sobre los temas que plasman en los talleres de escritura.

Por su parte, el director y actor de teatro y televisión de larga trayectoria Héctor Manrique dijo a Efe que el teatro en “Venezuela está resistiendo” ante la crisis que también ha afectado a esta disciplina “porque, por un lado, una gran cantidad de personas dedicadas a este oficio está dejando el país”.

“Y por otro lado, hay una gran cantidad de espacios de representación teatral que han ido cerrando y otros que no han cerrado los han ido utilizado como una especie de alicate político donde solo se presentan las personas que, de una u otra forma, apoyan este gobierno”, agregó.

Sin embargo, según Manrique, aún hay cosas que lo “alientan” porque todavía hay “grupos e instituciones que siguen trabajando” como los grupos la Caja de Fósforos y Esquena.

“Creo que a pesar de toda esa situación compleja y difícil que estamos viviendo, nuestro espacio de reflexión sigue estando sobre el escenario”, agregó.

El actor considera que “hoy más que nunca es necesario” el teatro en Venezuela porque, a su juicio, “su rol, su función desde el punto de vista artístico es procurar arrojar un poquito de luz sobre la realidad”.

Manrique insistió en que la “crisis del éxodo” también afecta el teatro venezolano porque “muchos actores” se han ido del país y otros tienen la “cabeza puesta en la posibilidad de irse”.

En medio de la grave crisis económica, varios de los reconocidos actores venezolanos se han radicado en otros países donde aún pueden ejercer su oficio, sobre todo ante la baja producción de telenovelas en Venezuela que antes era una importante industria pero hoy en día es casi inexistente si se compara con la situación de hace 20 años atrás.