Juez de la corte suprema brasileña a cargo de Lava Jato denuncia amenazas

Luiz Edson Fachin sustituye al fallecido Teori Zavascki. | Foto: Michel Teixeira Noticias
Luiz Edson Fachin sustituye al fallecido Teori Zavascki. | Foto: Michel Teixeira Noticias

 

El juez del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil Edson Fachin, a cargo de las causas de corrupción de la Operación Lava Jato, denunció amenazas contra su familia y pidió que sea reforzada su seguridad.

“En estos días mis preocupaciones no solo son por los juicios, sino por la seguridad de miembros de mi familia”, dijo el magistrado en una entrevista con el canal GloboNews anticipada por el portal G1, del mismo grupo editorial.

La presidencia del STF, por su parte, informó que el dispositivo de protección de Fachin había sido incrementado y que había enviado efectivos policiales a la ciudad de Curitiba (sur), donde está radicada la familia del magistrado.

“Estas circunstancias no son simples”, dijo Fachin en la entrevista. “Espero que nada suceda”.

Las intimidaciones a jueces ligados a investigaciones de alto perfil y que involucran a funcionarios públicos protegidos por fueros no son nuevas.

El antecesor de Fachin en Lava Jato, Teori Zavascki, fallecido en un accidente aéreo en 2017, también había recibido amenazas.

La megacausa sacó a la luz un sofisticado esquema de sobornos por el cual durante más de una década las principales constructoras del país pasaron dinero a directivos de Petrobras -designados por políticos- para manipular las licitaciones.

Los fondos obtenidos luego eran desviados a cuentas personales y a varios de los principales partidos políticos. El avance de las investigaciones mostró que esa metodología se había extendido a gran parte de la administración pública sin distinción de ideología.

El caso llevó a la condena del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) a 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, en un expediente que lo halló culpable de recibir un apartamento de lujo de la constructora OAS, involucrada en el escándalo.

Las denuncias pusieron tras las rejas a parte de la élite empresarial del país y también alcanzaron al actual mandatario Michel Temer, a su gabinete, y a decenas de diputados y senadores.

AFP