A 24 horas del motín en PoliCarabobo, el silencio de Iris ensordece a la opinión pública

(foto AVN)
(foto AVN)

 

 

Un día ha pasado luego del motín generado en la Comandancia de Policarabobo, sin que Iris Varela, ministra para el Servicio Penitenciario, se pronuncie sobre lo sucedido y que se convierte en la peor tragedia dentro de un recinto carcelario en la historia de Venezuela, con 68 muertes.

LaPatilla.com

La información corrió como la pólvora, pero sin precisión. Los medios regionales divagaban con cifras entre 40 y 80 fallecidos. Desconsolados y desesperados, los familiares de los reclusos colmaron las afueras del centro preventivo, donde incluso se enfrentaron a los cuerpos policiales y fueron replegados con gases lacrimógenos.

Finalmente, adentrada la noche y luego de varias horas el fiscal designado por la Constituyente cubana, Tarek William Sabb indicó vía Twitter que se trataba de 68 reos muertos en un “presunto incendio”.

Por su parte, la reacción del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava llegó este jueves a través de un escueto comunicado, donde lamentó el hecho y prometió investigar.

Sin embargo, la tragedia ha sacudido a la opinión pública, bajo el silencio ensordecedor de Varela, quien seguramente leyó este jueves la postura de la ONU que se declaró “conmocionada” por el suceso y pidió al gobierno de Maduro una investigación.

Distintas ONG han advertido en los últimos años sobre las consecuencias del hacinamiento en las cárceles, producto muchas veces del retardo procesal. Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) denunció que el hacinamiento en las policías estadales supera el 450%.

“Hay 32.600 y solo hay cupo para 8.500 detenidos. Algunos duermen parados, en el piso, amarrados a sábanas”, expresó este jueves.

Mientras algunos de los dolientes dan cristiana sepultura a sus familiares, el silencio del presidente Nicolás Maduro hace ruido junto al de Iris Varela.