Lula da Silva anuncia que se entregará a la justicia

Esta captura de pantalla muestra al ex presidente brasileño (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva saludando a los simpatizantes en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, Brasil, el 7 de abril de 2018. Lula da Silva asistió a una misa para su fallecida esposa Marisa Leticia el sábado en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos, donde permaneció atrincherado durante dos días mientras sus abogados negociaban su rendición ante la policía. Lula enfrenta 12 años tras las rejas por aceptar sobornos y lavado de dinero. / AFP PHOTO / Carlos Reyes
Esta captura de pantalla muestra al ex presidente brasileño (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva saludando a los simpatizantes en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, Brasil, el 7 de abril de 2018.
Lula da Silva asistió a una misa para su fallecida esposa Marisa Leticia el sábado en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos, donde permaneció atrincherado durante dos días mientras sus abogados negociaban su rendición ante la policía. Lula enfrenta 12 años tras las rejas por aceptar sobornos y lavado de dinero.
/ AFP PHOTO / Carlos Reyes

 

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva afirmó este sábado que va a atender el mandato de prisión del juez Sergio Moro, durante un discurso ante simpatizantes que le acompañan en el sindicato metalúrgico de Sao Bernado do Campo.

EFE

“Voy a atender el mandato de ellos”, dijo Lula.

“No estoy por encima de la Justicia”, afirmó Lula, “creo en la Justicia, pero en una Justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas”, insistió. EFE

El expresidente brasileño rompió el silencio que había mantenido desde que se dictó el auto de prisión en su contra con un mensaje ante miles de simpatizantes que le acompañan frente a la sede del sindicato de metalúrgicos de Sao Bernado do Campo.

Arropado por la expresidenta Dilma Rousseff, varios miembros de la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT) y aliados, Lula se encaramó a la tarima de un camión instalado en las inmediaciones de la sede del sindicato para saludar a sus seguidores.

El presidente se recluyó en la sede sindical en la noche del jueves y salió hoy para asistir a una ceremonia en memoria de su fallecida esposa Marisa Leticia.

Lula desafió al juez Sergio Moro, que le había conminado a entregarse a la Justicia hasta las 20.00 GMT del viernes para cumplir una condena de 12 años por corrupción y lavado de dinero.

Esta captura de pantalla muestra al ex presidente brasileño (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva saludando a los simpatizantes en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, Brasil, el 7 de abril de 2018. Lula da Silva asistió a una misa para su fallecida esposa Marisa Leticia el sábado en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos, donde permaneció atrincherado durante dos días mientras sus abogados negociaban su rendición ante la policía. Lula enfrenta 12 años tras las rejas por aceptar sobornos y lavado de dinero. / AFP PHOTO / Carlos Reyes
Esta captura de pantalla muestra al ex presidente brasileño (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva saludando a los simpatizantes en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, Brasil, el 7 de abril de 2018./ AFP PHOTO / Carlos Reyes
Los partidarios del ex presidente brasileño (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva sostienen pancartas que dicen "No dejen que lo sentencien. No dejen que lo detuven" mientras esperan afuera del edificio sindical de los trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, Brasil, el 7 de abril de 2018. El encarcelamiento inminente del Lula de Brasil puede haber asestado un golpe devastador a la izquierda del país, pero también ha sacudido a sus rivales políticos de la derecha, la mayoría de los cuales también están siendo investigados por corrupción. Ha habido un silencio ensordecedor en torno al arresto de Luiz Inácio Lula da Silva, quien enfrenta 12 años tras las rejas por aceptar sobornos y lavado de dinero, especialmente dado que su desaparición política posiblemente elimine al principal favorito en las elecciones presidenciales de octubre.
Los partidarios del ex presidente brasileño (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva sostienen pancartas que dicen “No dejen que lo sentencien. No dejen que lo detuven” mientras esperan afuera del edificio sindical de los trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, Brasil, el 7 de abril de 2018.

Supporters of former Brazilian president (2003-2011) Luiz Inacio Lula da Silva wait outside the metalworkers' union building in Sao Bernardo do Campo, in metropolitan Sao Paulo, Brazil, on April 7, 2018. The imminent jailing of Brazil's Lula may have dealt a crippling blow to the country's left, but it has also shaken up their political rivals on the right, most of whom are also under investigation for graft. There has been a deafening silence around the arrest of Luiz Inacio Lula da Silva, who is facing 12 years behind bars for taking bribes and money laundering, especially given that his political demise likely removes the main frontrunner in October's presidential elections. / AFP PHOTO / Nelson Almeida
Supporters of former Brazilian president (2003-2011) Luiz Inacio Lula da Silva wait outside the metalworkers’ union building in Sao Bernardo do Campo, in metropolitan Sao Paulo, Brazil, on April 7, 2018. / AFP PHOTO / Nelson Almeida

EFE