Engelbert Rivero Montenegro: ¿Y $i ya lo decidieron?

Engelbert Rivero Montenegro @engelbertrivero
Engelbert Rivero Montenegro @engelbertrivero

 

El presente artículo admito que está en el terreno de las especulaciones, pero conociendo como actúa este gobierno en todos los aspectos no me extrañaría que ya tengan en agenda alguna importante medida económica sin realizar los necesarios cambios estructurales que se requerirían para tal fin.

En Venezuela una hipotética dolarización debería ser vista tanto como una medida de carácter económico como de carácter político,  el hecho de que la reserva federal de los Estados Unidos sea quien emita ese signo monetario implicaría un cambio sustancial en la política hacia ese país, amén que el quiebre de los ingresos petroleros obligarían al gobierno acudir a órganos como el –satanizado- FMI para que inyecten de recursos la economía nacional con las condiciones que este establezca, por otro lado el hecho de que Venezuela en los últimos años se haya convertido en la caja chica del régimen cubano quien sabe si ya el dictador Raúl Castro sugirió esa medida de manera de continuar ejerciendo beneficio económico sobre nuestra nación.

La dolarización de hecho, de la economía nacional partió de la gente de a pie, ningún líder político o económico le dijo a los venezolanos que ofertaran sus bienes y servicios o indexaran sus ingresos en dólares y cuando este tipo de acciones se manifiestan en las economías son muy difíciles de revertir toda vez que uno de los aspectos más importante de una moneda es la confianza.

Lo descrito en el párrafo anterior junto a la inexistencia del efectivo, el cambio del cono monetario, agudos procesos de hiperinflación son rasgos comunes de naciones que han tomado al dólar como la moneda de curso oficial.

Sin embargo, si finalmente es una decisión tomada, debe considerarse que la dolarización (vía criptomenedas  o vía rápida como la propone Falcón) implica una economía nacional sin un BCV, sin política monetaria y a nivel simbólico y emotivo, sin rostros familiares en las piezas monetarias en manos de los venezolanos. Es increíble que los mismos que se rasgaban las vestiduras por ver la bandera nacional volteada como símbolo de protesta, hoy nos conduzcan (a punta de torpezas) a un proceso de dolarización a troche y moche.

Prefiero la bandera volteada que una dolarización mal llevada sin las adecuaciones estructurales que se necesitan (y en este sentido, me surge la duda de quién asumiría la responsabilidad legislativa y política de una decisión cómo esta: ¿la AN o la ilegitima ANC?) y que sea sepultado el bolívar que en estos 18 años no fue fuerte ni mucho menos soberano sino un papel moneda destruido por Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Engelbert Rivero Montenegro

Sec de Asuntos Municipales AD Carabobo