Pompeo promete mano dura con Rusia e Irán desde la diplomacia estadounidense

FILE PHOTO: Central Intelligence Agency (CIA) Director Mike Pompeo testifies during a Senate Intelligence Committee hearing on "Worldwide Threats" on Capitol Hill in Washington, DC, U.S., February 13, 2018. REUTERS/Leah Millis/File Photo
Mike Pompeo. REUTERS/Leah Millis/File Photo

 

El elegido por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para dirigir el Departamento de Estado, Mike Pompeo, prometerá mañana durante una comparecencia en el Senado mano dura con Rusia e Irán, así como una estrategia con Corea del Norte sin caer en los tropiezos pasados, reseñó EFE.

Pompeo comparecerá mañana ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, un trámite previo a su voto de confirmación en la Cámara Alta.

En su declaración escrita de mañana, adelantada hoy por la Casa Blanca, Pompeo dirá que Irán “ha pagado un precio demasiado bajo por su comportamiento” y prometerá acordar una estrategia con los aliados europeos para “aumentar ese costo”.

“Será una prioridad personal inmediata trabajar con esos socios para ver si se puede lograr un arreglo” del acuerdo nuclear que en 2015 suscribieron Irán y seis potencias, entre ellas Washington, y con el que Trump se ha mostrado muy crítico.

Pompeo también prometerá mano dura con Moscú, ya que el Gobierno de Trump “ha identificado a Rusia como un peligro” para Estados Unidos.

El designado por Trump para liderar el Departamento de Estado también abordará las negociaciones con Pyongyang que en las próximas semanas desembocarán en una reunión entre el presidente estadounidense y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

“He leído los registros de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) sobre las negociaciones previas con los norcoreanos, y confío en que no repetiremos los errores del pasado. El presidente Trump no es alguien que juegue en la mesa de negociaciones, y yo tampoco lo seré”, dirá Pompeo.

El exdirector de la CIA también se referirá a China, con la que EE.UU. ha iniciado una guerra comercial, y dirá que es el Departamento de Estado quien debe estar “en el centro de la formulación y ejecución” de la estrategia con el gigante asiático.

“Este Gobierno está decidido a trabajar diplomáticamente con China en un esfuerzo por desarrollar una alianza bilateral más productiva”, dirá Pompeo, al citar las “provocaciones militares” de Pekín y su “robo de propiedad intelectual y tecnología”.

Trump fulminó hace un mes sin previo aviso al hasta ahora secretario de Estado, Rex Tillerson, para sustituirle por Pompeo y rodearse así de aliados incondicionales de cara a las negociaciones con Corea del Norte.