¡A besar! En el Día Internacional del Beso te contamos cuáles son sus beneficios para la salud

beso

 

Cada 13 de abril se celebra el Día Internacional del Beso. Desde hace poco tiempo y nada oficializado, pero es uno de esos efemérides que mueven a mucha gente, por la felicidad que supone dedicar un día a esta actividad tan placentera. Sin embargo, para este tipo de días es habitual que el ciudadano de a pie se enfoque más a buscar imágenes de besos famosos, gifs que compartir con sus amigos y compañeros o frases con las que felicitar un día como este. ¿Pero hay que desperdiciar una jornada como el Día Internacional del Beso centrándose en palabras y memes, en gifs y canciones o poemas…? Los expertos dicen que no, reseñó El Confidencial. 

Andréa Demirjian es la autora de ‘Todo lo que usted siempre quiso saber sobre uno de los placeres más dulces de la vida’, un libro dedicado a los beneficios para la salud que tiene el simple (y no tan simple) hecho de besar a otra persona. Entrevistada por la cadena estadounidense CNN, Demirjian explica cómo, por un lado, besar es un acto que llega hasta tan dentro del corazón y del espíritu que se convierte en “una forma preciosa de expresar y recibir amor y afecto”, siendo al mismo tiempo una manera de mantener alejado al médico, dado que tiene muchos beneficios para la salud. Estos son algunos de ellos:

Reduce la presión, los dolores de cabeza… y las caries

Según la escritora, besar apasionadamente “aumenta tus latidos de forma saludable” y “ayuda a disminuir la presión sanguínea”. Efectivamente, uno de los beneficios para la salud de los besos con pasión es el de favorecer la dilatación de los vasos sanguíneos, haciendo que la sangre llegue con mayor facilidad a todos los órganos del cuerpo humano, un beneficio que se nota mucho más en las personas con hipertensión.

Al que besa no le duele la cabeza. Precisamente por la misma razón: los besos se convierten en el mejor analgésico para poner fin a los dolores de cabeza o a los molestos cólicos asociados a la menstruación, debido al efecto de la dilatación de los vasos sanguíneos. Por esta razón, Demirjian propone que en lugar de poner como excusa para no tener sexo con la pareja se apele al dolor de cabeza, se haga exactamente lo contrario.

Los besos lo tienen todo: además de reducir los dolores de cabeza y reducir la presión arterial, los besos apasionados provocan que se segregue mucha más saliva, que es el mecanismo por el que se elimina la placa en los dientes que provoca las caries.

Provoca felicidad… ¡y adelgaza!

Además de todos estos beneficios para la salud —y muchos otros— besar, al igual que hacer el amor, tiene la capacidad de liberar hormonas como la dopamina, la serotonina o la oxitocina, todas ellas que, al aumentar, provocan un gran placer en el cuerpo. Así que sí: besar también provoca felicidad. Según explica a la web médica WebMD el director del centro de promoción de la salud de Louisville (Estados Unidos) Bryant Stamford, además, durante un beso apasionado se pueden quemar hasta dos calorías por minuto. Eso sí, no quiere decir que unos besos equivalgan al ejercicio físico, pero sí ayudan.

Y la felicidad que surge de los besos no lo hace solo entre las parejas: según el comité español de UNICEF, con un beso se puede ayudar a construir el cerebro de un bebé.