May dice que el ataque conjunto en Siria fue limitado, dirigido y efectivo

Britain's Prime Minister Theresa May attends a press conference in 10 Downing Street, London, April 14, 2018. REUTERS/Simon Dawson/Pool
Britain’s Prime Minister Theresa May attends a press conference in 10 Downing Street, London, April 14, 2018. REUTERS/Simon Dawson/Pool

 

La primera ministra británica, Theresa May, dijo hoy que la ofensiva conjunta adoptada de madrugada en Siria fue un ataque “limitado, dirigido y efectivo” con el que degradar la capacidad del régimen de Bachar al Asad de desarrollar y emplear armas químicas.

En una rueda de prensa celebrada hoy en su residencia y despacho oficial de Downing Street, la líder conservadora indicó que, en función de todas las evidencias recabadas, su Gobierno tiene “claro” que fueron las fuerzas de Al Asad las “responsables” de haber utilizado armamento químico el pasado sábado en la ciudad siria de Duma.

“Ningún otro grupo podría haber llevado a cabo este ataque”, señaló la primera ministra británica.

En este sentido, reveló que entre las evidencias recogidas se había comprobado el uso de bombas de barril y se había detectado la presencia de un helicóptero perteneciente al régimen sobrevolando Duma el pasado 7 de abril.

Con relación a ese punto, May enfatizó que ninguna fuerza de la oposición siria utiliza helicópteros o ese tipo de explosivos y que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) no tiene presencia en esa región.

En su intervención, la primera ministra británica citó otros ataques similares perpetrados en el pasado por el régimen de Al Asad contra su propia gente, como los cometidos en junio de 2017, cuando cientos de personas murieron y más de 500 resultaron gravemente heridas.

Según dijo, el uso de ese armamento por las fuerzas del presidente de Siria es “un patrón de comportamiento persistente” y el Ejecutivo de Londres cree que “es muy probable que el régimen sirio ha continuado empleándolo desde entonces (junio de 2017) y esto debe parar”.

“Creo que es acertado y legal que la comunidad internacional haya intervenido a fin de enviar ese mensaje clarísimo” (de que no se tolerará el uso de armamento químico), afirmó al tiempo que admitió que hubiera preferido “un camino alternativo” al uso de la fuerza, si bien “en esta ocasión, no había ninguno”.

“No podemos permitir que se normalice el uso de armamento químico, bien en Siria, en las calles del Reino Unido o en algún otro lugar”, aseveró la política, que agregó que ahora es preciso “restablecer el consenso global de que esas armas químicas no pueden usarse”.

En cuanto a la acción militar coordinada, efectuada de madrugada junto con sus aliados estadounidenses y franceses, insistió en que “redunda, absolutamente, en el interés nacional del Reino Unido”.

“La lección que se desprende de la historia es que cuando las reglas y estándares globales que nos mantienen a salvo se ven amenazados, debemos posicionarnos y defenderlos”, señaló May, para recordar que eso es algo que este país “siempre lo ha hecho y continuará haciendo”.

May también fue preguntada sobre si la ofensiva en Siria representa además un aviso para Rusia, país al que se culpa del envenenamiento el pasado 4 de marzo en Salisbury (sur de Inglaterra) del exagente Serguéi Skripal y su hija Yulia con un agente nervioso.

La primera ministra respondió que “la acción adoptada anoche fue una medida centrada en degradar y evitar la capacidad operativa y la determinación del régimen sirio de emplear armamento químico”.

“Y creo que también debería ser un mensaje dirigido a otros de que la comunidad internacional no va a quedarse parada y permitir que las armas químicas se empleen con impunidad”, agregó. EFE