Ultimo homenaje a Winnie Mandela, controvertido icono de la lucha antiapartheid

El ataúd de Winnie Madikizela-Mandela se saca del estadio de Orlando durante su funeral en Soweto, Sudáfrica, el 14 de abril de 2018. REUTERS / Philimon Bulawayo
El ataúd de Winnie Madikizela-Mandela se saca del estadio de Orlando durante su funeral en Soweto, Sudáfrica, el 14 de abril de 2018. REUTERS / Philimon Bulawayo

 

Decenas de miles de personas aclamaron el sábado los restos mortales de Winnie Mandela, controvertido icono de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, en los funerales nacionales organizados en el ‘township’ de Soweto.

Esta ceremonia pone fin a diez días de luto nacional decretado en memoria de la exesposa de Nelson Mandela, a quien se llamó la “Roca”, “la Madre de la Nación”, la “liberadora” o “la heroína”, fallecida el 2 de abril a los 81 años, tras una larga enfermedad.

Escoltado por motoristas, el ataúd de “Mama Winnie”, cubierto con la bandera sudafricana, abandonó el sábado por la mañana su domicilio de Soweto, el barrio pobre de Johannesburgo al que fue fiel durante toda su vida.

A su llegada al estadio de Orlando, a algunos kilómetros de distancia, sus restos mortales fueron recibidos por unas 20.000 personas que, con el puño en alto, entonaron una canción de lucha: “No hay nadie como Winnie Mandela”.

“Fue uno de nuestros mejores soldados. Luchó desde el principio hasta el final. Ve en paz, Mama” dijo un espectador, Brian Magqaza, de 53 años.

Durante los 27 años de encarcelamiento de Nelson Mandela, “Mama Winnie” se convirtió en el icono de la lucha contra el apartheid. Resistió en solitario a las persecuciones del régimen, los arrestos domiciliarios o las agresiones.

Su foto de la mano de Nelson cuando salió de la prisión de Robben Island, en 1990, simbolizó la victoria del Congreso Nacional Africano (ANC) sobre el régimen blanco de Pretoria.

Pero la pareja se rompería en 1992, dos años antes de que el premio Nobel de la Paz accediera a la presidencia del país.

En paralelo, la imagen de Winnie quedó duramente afectada por condenas de fraude, secuestro y violencia.

– Elogio fúnebre –

Varios dirigentes extranjeros, entre ellos los jefes de Estado congoleño Denis Sassou Nguesso y namibio, Hage Geingob, deben asistir a la ceremonia, en la que el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa pronunciará un elogio fúnebre.

Personalidades como Jesse Jackson, emblemático militante de derechos cívicos en Estados Unidos, también asistieron a los funerales. Winnie Mandela “nunca dejó de luchar” dijo el viernes el pastor, de 76 años.

Winnie fue acusada de la violencia cometida por su guardia pretoriana, el llamado “Mandela United Football Club”, que hizo reinar el terror en Soweto a fines de los años 1980.

Cerca de un cuarto de siglo después de la desaparición oficial del apartheid, las motivaciones de este grupo siguen siendo misteriosas. Según un antiguo policía blanco, el régimen lo habría infiltrado.

En la época, el propio ANC, punta de lanza de la lucha antiapartheid, había expresado su preocupación, pero Winnie Mandela ignoró esos llamados.

Esta semana, el presidente Ramaphosa pidió que no se diabolizara a Winnie. “Ella solo sirvió al pueblo de Sudáfrica”, zanjó.

“Mama no era una persona perfecta” admitió a la AFP el ministro de Comunicación, Nomvula Mokonyane.

Tras los funerales oficiales, Mandela será enterrada el sábado por la tarde en el cementerio de Fourways, un barrio residencial de Johannesburgo, junto a una de sus nietas, fallecida en 2010. AFP