Vicepresidenta de Ecuador expresa indignación por asesinato de los dos periodistas y el conductor

Friends and relatives of Ecuadorean murdered journalist Javier Ortega, photographer Paul Rivas and their driver Efrain Segarra, light candles and pray in front of Metropolitan Cathedral, in Quito on April 13, 2018. The three members of an Ecuadoran journalist team who died in captivity after being abducted by a Colombian rebel group were following a story on violence that ended up costing their lives. / AFP PHOTO / RODRIGO BUENDIA
Protestas en Ecuador tras confirmarse el asesinato de los dos periodistas y el conductor ecuatorianos en la frontera Ecuador-Colombia // AFP PHOTO / RODRIGO BUENDIA

 

La vicepresidenta de Ecuador, María Alejandra Vicuña Muñoz, expresó  el “pesar” y la “indignación” de su país por el asesinato de tres periodistas ecuatorianos atribuido a un grupo disidente de la antigua guerrilla colombiana Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante su participación en la Cumbre de las Américas en Lima, Perú. EFE

“Ecuador está de luto. El presidente Lenin Moreno, a pesar del gran dolor que vive nuestro país, me ha pedido venir ante ustedes a expresar nuestras consternación, pesar e indignación por la muerte de ya siete compatriotas en manos criminales vinculadas al narcotráfico”, dijo Vicuña Muñoz.

Al intervenir en el pleno de la VIII Cumbre de las Américas recordó a los tres periodistas como “héroes de la patria y de la libertad de expresión”.

El equipo de el diario El Comercio compuesto por el periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas; de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, fue secuestrado el pasado 26 de marzo en la zona de Mataje, fronteriza con Colombia, por un grupo disidente de la antigua guerrilla FARC, y posteriormente fueron asesinados.

“Vengo a levantar la voz por la lucha continental inclaudicable para terminar con esta lacra social que es el narcotráfico y todas sus ramificaciones criminales”, señaló la vicepresidenta ecuatoriana.

Aseguró que las muertes de los periodistas “no caerán en saco roto”.

“Estamos seguros de que la corresponsabilidad de la hermana Colombia y la cooperación internacional contribuirán decididamente a las acciones que hemos emprendido para garantizar la tranquilidad de las poblaciones de frontera”, señalo.