Gobierno empuja a la muerte a unos 250 pacientes oncológicos por falta de medicamentos en Guayana

Pacientes oncológicos del hospital Uyapar han dejado de recibir tratamiento desde diciembre del año pasadoFOTOS WILLIAM URDANETA
Pacientes oncológicos del hospital Uyapar han dejado de recibir tratamiento desde diciembre del año pasado/ FOTOS WILLIAM URDANETA

 

Son aproximadamente 250 pacientes oncológicos, entre adultos y pediátricos, que buscan diariamente su tratamiento contra el cáncer en el Hospital Uyapar de Puerto Ordaz, pero la realidad es que desde diciembre del año pasado no lo reciben, publica Correo del Caroní.

“Estamos en una situación bastante deprimente, desde diciembre no hemos recibido ningún tratamiento de quimioterapia. De ocho medicamentos que le tocan a un paciente, solo entregan uno o dos, o ninguno, nos hemos visto en la obligación de comprar medicinas que las traen de afuera y los costos son elevados”, relata Carlos Rojas, paciente con carcinoma epidermoide.

Cubrir una quimioterapia con tres medicamentos puede oscilar entre 30 y 40 millones de bolívares en un país en el que el sueldo mínimo mensual, entre salario y bono de alimentación, es de 1.307.646 bolívares.

“Hay personas que tiene ocho y once ciclos de quimioterapia con tres medicamentos, la doxorubicina la quieren vender hasta en 15 millones de bolívares, otros en ocho o 10 millones. Da un monto promedio de 30 o 40 millones de bolívares solo eso. En el hospital a veces hay las ampollas para subirnos las defensas porque nos descompensamos con las quimios”, señala Rojas.

¿Qué han hecho los pacientes y sus familiares para seguir luchando contra el cáncer pese a que en Venezuela escasean los medicamentos para esta enfermedad?

Vender sus televisores, celulares, el carro y hasta alquilar la casa son algunos de los sacrificios de los venezolanos para cubrir por cuenta propia el tratamiento oncológico de un familiar.

“El año pasado gasté 4 millones de bolívares cuando mi operación salía en 30 millones con dos días de terapia intensiva. Ahorita un presupuesto de 30 sesiones de radioterapia sale en 270 millones de bolívares”, destacó Carlos Rojas.

Carlos ha podido comprar parte de sus medicamentos, y otros han sido donados. Sin embargo, no ha servido de mucho. Desde hace mes y medio no se están aplicando quimioterapias, pues no solo no hay tratamiento, tampoco hay aire acondicionado y el área no está habilitada.

Para Carlos, ese mes y medio han significado seis quimioterapias perdidas, ya que debe recibir una semanal, pese a que cuenta con la medicación.

A eso se le suma la alimentación delicada que deben llevar, precisamente en una Venezuela golpeada por la crisis económica y cuyos productos no se consiguen con facilidad o sino a un alto precio.

La vida de los niños en riesgo

Recientemente murieron tres niños con cáncer. Este el reporte que tienen padres de niños con leucemia que tampoco han recibido tratamiento desde diciembre.

¿Cuál es la repuesta del hospital? “El gobierno no ha mandado los medicamentos, no han llegado de Caracas”.

Desde hace cinco años le fue diagnosticada LLA (leucemia linfoblástica aguda) a la hija de Alí Trillo, quien vive en Tucupita, Delta Amacuro. Cada 21 días viajaba para buscar el tratamiento, pero ahora sus gastos aumentan al no recibirlos desde diciembre y no tener certeza de cuándo vuelvan a entregarlo en el hospital. Son 120 quimioterapias que debe recibir.

“No contamos con los recursos, está la familia que nos ayuda o nos colaboramos entre amigos. Mi hija se ha ido trabajar a otro lugar para ayudar con los gastos”, cuenta Glenda Vera, madre del niño de cinco años que también padece de LLA.

Actualmente algunos niños, que consiguen el tratamiento, son atendidos a través de la Fundación Lala.

No es solo la falta de aire acondicionado, es la falta de agua y hasta sangre. Glenda reafirma la denuncia que ya se venía haciendo sobre la venta de bolsas de sangre, cada una está por el orden de los 5 millones de bolívares.

“Es terrible porque está en riesgo la vida de un niño“, lamenta Vera.

Los pacientes oncológicos y sus familiares se quejaron también de la falta de transporte en el hospital Uyapar, denuncia que desde enero han hecho enfermeras y demás trabajadores. El problema comenzó el 1 de enero cuando venció el contrato con la empresa que hacía el transporte institucional.

Las protestas por la crisis sanitaria se han vuelto recurrentes en los últimos meses, no solo en Bolívar sino en todo el país. La más reciente fue la convocada el pasado martes en la que hospitales de todo el país protestaron simultáneamente. Las historias cada vez son más lamentables, mientras que los centros de salud pública están al borde de un cierre técnico. El pediátrico Menca de Leoni en San Félix, por ejemplo, hasta este miércoles 18 de abril llevaba 10 días cerrado.