María Eugelly Perozo: Superando su propio récord

Maria-Eugelly-Perozo

 

Creía haber perdido la capacidad de asombro, pero no!!  Esta gente del Gobierno Nacional siempre tiene un AS bajo la manga.

Ellos han sido los únicos que han logrado superar su propio récord. Hace dos semanas dejaron al municipio Colón en el Sur de Lago 16 horas sin servicio eléctrico. Este miércoles, fueron 19 horas y cuando creíamos haber visto todo, nos dejan 27, sí, leyó bien, 27 horas sin electricidad, desde las 3:00 de la tarde del jueves hasta las 6:20 de la tarde de este viernes.

Como dice el refrán “será que no tienen madre”. Quien conoce la zona y quienes no, estamos en unas tierras donde la temperatura llega hasta los 40 grados bajo la sombra, altos índices de humedad y para variar días con lluvia leve que ayuda a “alborotar el calor”.

El diputado de la zona ante la AN, Freddy Paz, escribía hace días que se había extraviado el Alcalde, Blagdimir Labrador, oficialista por cierto y para nuestra desgracia, pareciera que está “más perdido que el hijo de Lindbergh”. Yo le haría un arte, un aviso de esos de SE BUSCA, al mejor estilo del Oeste cuando solicitaban a un bandido, porque eso es lo que son bandidos que se burlan del pueblo mientras éste último pasa las mil y una roncha.

Han sido incapaces de darle la cara al pueblo emitir una explicación sobre lo ocurrido durante esta semana.  Luego me digo, mejor así. Que no hablen que no digan ni pío, porque ya sabemos el discurso. La culpa es de la iguana, del fenómeno El Niño, La Niña, la oposición, de cualquiera menos de ellos, nunca son culpable, hasta para  asumir culpa son incapaces.

No me lo han contado, he vivido en cuerpo y alma la angustia de cada hora sin electricidad. De escuchar ya no sé cuántas veces a mi hijo y sus amigo, niños entre 10 y 12 años, cuándo va a venir La Luz? Cuánto falta para que llegue La Luz? No aguanto el calor? Y ni hablar de  las veces que debo meterlo bajo la regadera para tratar de mitigar su calor y mi angustia como madre. La cama, el mueble, el piso, todos son visitados durante la larga espera y ninguno logra aplacar la rabia que siento por ver cómo se burlan de nosotros, lo único bueno de todo esto es ver que aún queda la solidaridad entre vecinos, unos regalan agua para aplacar la sed de quienes se quedaron sin el vital líquido, mientras que otros regalan limones en señal de agradecimiento.  Será por aquello que si Dios nos da limones aprendamos a hacer limonada?

Hasta el próximo apagón !!

María Eugelly Perozo

meugelly@gmail.com