Zoomer, el bebé criado “sin género”

Instagram: raisingzoomer
Instagram: raisingzoomer

 

Actualmente tiene dos años y, desde que nació, sus padres han querido priorizar su cualidad como individuo, lejos de estereotipos y prejuicios sociales, publica abc.es

Un género lo más neutro posible. Así están criando y educando Kyl y Brent Myer a su retoño de dos años, Zoomer. Sin asignarle ningún rol ni un calificativo de «niño o niña». Los progenitores no le dijeron a nadie el sexo de su bebé, para evitar que fuese clasificado en un grupo u otro.

El pasado verano, otra historia saltó a los medios. Se trata de Searyl Atli, un bebé canadiense registrado sin género, como «indeterminado», algo que se consiguió por primera vez gracias a su progenitor, Kori Doti. Fue toda una revolución que hizo plantearse a las administraciones esa tercera opción de «género neutro» en documentos oficiales.

Pese a no tener datos de este tipo sobre «Z», así llaman sus padres a Zoomer, lo cierto es que esta criatura ya se educaba así antes de nacer Atli. A través de un blog, Raising Zoomer, la familia Myer habla de la crianza de su retoño. «Decidimos no asignarle un género a Zoomer y solo saben su verdadero sexo familiares cercanos».

“Twuck!” ????

Una publicación compartida de raising zoomer (@raisingzoomer) el

Zoomer Coyote, you’ll be two next month. You are the most amazing child I could have ever hoped for. You are so silly, which is one of my favorite things about you. From the moment you wake up, we’re interactive audience members of the Zoomer Show. You throw your blankets and stuffed animals out of the crib and turn in dizzying circles while making funny sounds like “blubalopalobulab” until you fall down. You laugh, get up, and do it again. You’ve become more picky about what you’re wearing. Daddy will start putting a shirt on you and you’ll say “No” with vigor so daddy has started to give you options so you can choose your own outfit. When I picked you up from school, your teacher told me you were very interested in your friend’s painted toenails and pulled on their toes. So I painted your left foot pink and your right foot teal. You were fascinated by the process and seem to like your colorful toes. You are so friendly and you say hi and wave to everyone. I love when you say “HALLO!” to people. You sound German. You love your Elmo and your baby “Daphne.” You could live in the bathtub. You’re still a big fan of things that *go* – trucks, busses, helicopters and trains. You like mango, and reading “Coco.” You love to find everything that’s purple and say “purple.” It is a fun word. You’re very tall and tower over some of your friends. But you give them hugs and dance and laugh with them and you (kinda) share toys with them. You’re getting a lot better at cooperating when we brush your teeth. You even want to brush our teeth. We love you so much, Zooms, and we are so happy we get to love on you and be a part of your world every day!

Una publicación compartida de raising zoomer (@raisingzoomer) el

Durante estos dos años, «Z» ha vivido rodeado de todo tipo de juguetes y se ha vestido con vestimenta sin limitaciones. Dependiendo del día, hay quien piensa que es niño o niña, incluso ambos si viste con dos conjuntos en un mismo día.

Estos padres reconocen, además, que tienen que hacer frente a numerosos comentarios y preguntas sobre su retoño. «Llega un momento en el que no nos molestamos en contestar. Elegimos cuándo y a quién explicarle las cosas», comentan en el blog.

Llegará a elegir

Los Myer tienen claro que «Z» será capaz de elegir y crear su personalidad a través de experimentar y divertirse en lo que le gusta. Por ello, creen que escogerá un género cuando tenga, más o menos, tres o cuatro años.

«Simplemente, creemos que no es cosa nuestra tomar la decisión en su nombre», afirman, al igual que confiesan que, con esta educación, «tendrá la libertad de explorar y crear su propia identidad, sin importar las expectativas de un género u otro».