Nuevo hallazgo determina que humanos cazaban perezosos gigantes hace 11.000 años

EFE
EFE

 

 

Huellas fosilizadas fechadas hace unos 11.000 años en el estado de Nuevo México (EE.UU.) indican que nuestros antepasados prehistóricos perseguían y cazaban a perezosos gigantes, ahora extintos, según un estudio publicado hoy en la revista Science Advances.

EFE

Este hallazgo sugiere que los humanos de entonces rastreaban y acechaban a este tipo de mamífero, que podía llegar a medir más de dos metros y medio y tenía garras afiladas, para cazarlo y alimentarse.

Según los investigadores de la Universidad de Bournemouth, en el Reino Unido, los cazadores tenían que esperar pacientemente para tener la oportunidad adecuada de dar el golpe mortal en una parte vulnerable de estos gigantes, como el corazón, la barriga, el cuello o los ojos.

“La anatomía de los perezosos no estaba hecha para la velocidad, sino para la fuerza”, señaló la coautora Sally Reynolds.

El rastro de las huellas, encontradas hace diez años, parece indicar que un grupo de humanos persiguió a un par o tres osos perezosos gigantes.

En ausencia de huellas humanas, estos animales extinguidos en el Pleistoceno tardío solían caminar de forma recta o curvilínea.

Sin embargo, en el rastro encontrado se aprecia que las bestias enormes hicieron cambios bruscos en su dirección, tratando de despistar a los cazadores humanos, según apuntaron los autores.

Este descubrimiento apoya la idea de que la llegada de los humanos a la Tierra pudo ser una causa importante para la desaparición de grandes mamíferos, como el bisonte estepario, entre otras especies.

“¿Fueron los cazadores humanos la causa de su extinción? Las huellas encontradas nos ayudan a responder a esta pregunta enseñándonos cómo los cazadores vigilaron y atacaron a estos temidos animales”, concluyó Matthew Bennet, de la misma universidad.