Ruben Limas Telles: ¡Agua Ya!

rubenlimas

En otras oportunidades hemos reiterado en este espacio, contrario a la opinión de ciertas élites paternalistas, que la pobreza no es un asunto de ingresos sino de acceso a bienes y servicios. Un parámetro para medir la pobreza, internacionalmente reconocido, es el acceso a agua potable. En tal sentido, hoy en Carabobo, norte y sur de Valencia, somos más pobres sin importar mucho si vives en El Trigal o en El Palotal, o vives en Los Guayos o Libertador. La falta de agua hace miserable nuestra existencia, y nos hace pobres.

Lo absolutamente indignante, es que las autoridades públicas hablan del tema como si el asunto fuese un chiste. Los ciudadanos no estamos exigiendo agua para llenar piscinas. He visto con mis propios ojos como el pueblo sufre por no tener agua para asearse, para lavar o para cocinar. Hay carabobeños, adultos y niños, con llagas en su piel porque en vez de agua reciben pestilencia por las tuberías, cuando reciben algo.

Ciertamente Hidrocentro es inoperante e ingobernable, y en ese estado actual no hay soluciones que se pueden aplicar. Más que mensajes de redes sociales, se debe apelar a la descentralización y crear instancias de coordinación municipal y estadal para dirigir los presupuestos locales a inversiones en la prestación del servicio hidrológico. No podemos contentarnos con autoridades en el rol de espectadores, se necesita acción.

Existen múltiples mecanismos legales e institucionales para atender este problema, el Colegio de Ingenieros de Carabobo, efectuó esta semana pasada una propuesta muy seria en ese sentido, pero el requisito más importante es tener voluntad política para llevarla a cabo. No se le puede pedir peras al olmo, Drácula no va resolver este complejo asunto. Lo resuelve la voluntad política de hacerlo de manera seria y responsable.

Desde nuestra opinión, y en plena coherencia con lo que hemos dicho siempre, Carabobo requiere más descentralización y un rol protagónico de los gobiernos municipales. Es momento que los alcaldes y el gobernador lean la Ley del Poder Público Municipal y vean que no pueden decir “eso no es mi competencia”. Carabobo exige ¡Agua ya! Y potable.