Unión Europea – Venezuela: no al acompañamiento electoral, sí al plan humanitario

Europa Venezuela

 

No habrá delegación europea en los comicios venezolanos por falta de garantías. Pero se avizora una misión en las fronteras para preparar el plan de ayuda humanitaria. ¿La UE va a desconocer los resultados electorales?

Por Mirra Banchón en Deutsche Welle

A menos de un mes para la cita electoral en Venezuela, en Bruselas el tema no sale de la agenda. Representantes de cuatro de los partidos de oposición -Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo- tocaron esta semana a la puerta de la diplomacia europea y de la Eurocámara.

“La oposición venezolana nos trajo un mensaje y una petición para que reiteráramos nuestra posición contraria a un proceso electoral sin garantías. En concreto, los representantes de la Asamblea Nacional Venezolana trasladaron tanto a la señora Mogherini como a los diferentes grupos políticos del Parlamento Europeo (PE) su deseo de que se oyera la voz del PE reclamando la suspensión de las elecciones”, explica a DW Ramón Jáuregui, presidente de la Asamblea EuroLatinoamericana.

Por su parte, Federica Mogherini, Alta Representante de la Política Exterior de la Unión Europea, reiteró su posición: su apoyo es para la Asamblea Nacional, que fue democráticamente elegida, y cuyos poderes deben ser respetados.

En cuanto a las elecciones, la jefa de la diplomacia europea volvió a insistir en la importancia de que los comicios sean creíbles en el marco de un calendario electoral consensuado y con garantías democráticas.

No hay delegación europea

¿Qué significa esto? Por lo pronto, ni la Comisión ni el Parlamento Europeo enviarán una delegación oficial para acompañar los comicios. Durante su reciente visita a Bruselas (11.04.2018), el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza Montserrat, había invitado a Mogherini a enviar una delegación de acompañamiento electoral para cerciorarse de que los comicios se llevarían a cabo en total legalidad.

No estaba solicitando, así el ministro, una misión de observación electoral -como las que lleva a cabo la UE enviando un equipo por varias semanas al país en cuestión-, sino de acompañamiento. Pero no será así.

“De nuestro lado, la ausencia de condiciones y garantías de transparencia genera un descrédito”, agrega Jáuregui. “Nuestro temor es que la celebración de las elecciones, con un boicot de un 80 por ciento de los partidos representados en la Asamblea Nacional, implique un gravísimo punto de inflexión tanto internamente como en el reconocimiento internacional”, añade.

¿Desconocerá la UE los resultados?

¿Estamos hablando de que la UE desconocerá el resultado las elecciones? “La decisión sobre el resultado electoral, si se produce, se tomará después, no antes”, responde Jáuregui. “Nuestra posición en este momento es pedir un aplazamiento electoral, es lo más conveniente. Y que sigan dialogando para lograr una situación de transparencia antes de la cita electoral”, puntualiza.

Al respecto, el ministro Arreaza había dicho a la prensa europea que los únicos que tienen que reconocer los resultados son los venezolanos. Es decir, el reconocimiento de los resultados por parte de la UE no es de relevancia. ¿Es así? ¿Qué le pasaría a Venezuela si así fuere?

“Signficaría un mayor aislamiento del Gobierno de Nicolás Maduro. El no reconocimiento de un gobierno no implica la ruptura de relaciones, pero sí las dificulta”, responde a DW Anna Ayuso, investigadora principal para América Latina del think tank europeo CIDOB.

Las consecuencias regionales se hacen sentir ya: “La expulsión del Mercosur y la suspensión de los países del Grupo de Lima en UNASUR. La crisis de Venezuela contribuyó al fracaso de la Cumbre de las Américas. Otro efecto que tendría el no reconocimiento de esas elecciones es que sería excluida de la cumbre entre la CELAC y la UE. Hay que tener en cuenta también que la alianza bolivariana se está debilitando con los problemas de Cuba y Nicaragua y los cambios en Ecuador”, agrega.

En las fronteras

Por último, “el aislamiento sería lo último que le falte por sufrir a Venezuela”, responde Jáuregui. “Por eso le pedimos a la oposición que se comprometa a apoyar para resolver la crisis económica del país. No se trata sólo de resolver la crisis política. También creemos que los ciudadanos están sufriendo enormemente la falta de aprovisionamiento, materias primas, medicamentos. Un plan de estabilización macroeconómica es imprescindible en Venezuela. Eso sólo se puede conseguir sobre la base de un compromiso de todos para que haya una intervención internacional que saque al país de la situación actual”, añade.

Por lo pronto, es seguro que el Parlamento Europeo prepara una misión en las fronteras con Venezuela para mayo. Una a Cúcuta en Colombia, otra a Boa Vista en Brasil. “Se trata de materializar el plan de ayuda humanitaria que la UE está preparando con el comisario de Ayuda Humanitaria, Christos Stalianides. Estamos en conversaciones con el gobierno de Holanda para que ayude en Curazao y Aruba, territorios holandeses, que están recibiendo refugiados venezolanos”, concluye.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas.