Venezolanos bajaron consumo de 1.200 a 500 calorías diarias

A woman stands in front of partially empty refrigerators at a supermarket in Caracas, Venezuela January 10, 2018. REUTERS/Marco Bello
REUTERS/Marco Bello

 

El 27 y 28 de abril el Frente Político Agroalimentario participó en la III Cumbre Mundial Hambre Cero que se realizó en Ecuador, donde estuvieron representantes de organismos de financiamiento multilaterales, la ONU, OEA y gobiernos de casi todo el mundo que están preocupados por la hambruna que azota a varios países, entre ellos Venezuela. El frente estuvo representado en la cumbre por Saúl López (AD).

Nota de prensa

El Frente Político Agroalimentario denunció en la cumbre, que existe una emergencia humanitaria en Venezuela, debido a que la población está consumiendo 500 kilo calorías por persona al día con un alto déficit de proteínas, cuando se debería consumir entre 1.200 a 1.400 calorías diarias. Esta grave situación se debe a que más del 90% de la población carece de ingresos suficientes para comprar la canasta de alimentos necesaria para nutrir satisfactoriamente a su familia. Se planteó también que actualmente la desnutrición infantil aguda se sitúa en 19%,  afectando a más de ocho millones de niños.

Ya que la cumbre tiene como objetivo principal poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria, evitar la desnutrición y promover la agricultura sostenible, la propuesta del frente es que se debata la situación de Venezuela. De este debate deben salir propuestas con el fin de promover soluciones y lograr la cooperación internacional para solventar la crisis alimentaria y disminuir el impacto negativo que está ocasionando la desnutrición para nuestras futuras generaciones.

El frente está integrado por Justicia Campesina (PJ), UNT, Voluntad Popular y AD como una iniciativa unitaria, para luego procurar la integración de otras organizaciones. La finalidad es lograr el consenso en torno a un plan agroalimentario que garantice a la población el pleno abastecimiento de alimentos, e impulsar la integración de un frente amplio contra el hambre. El frente contra el hambre, será integrado por la iglesia, la academia, los gremios de agrotécnicos, de la producción, y por las instituciones y las ONGs que están realizando estudios y haciendo propuestas para la solución de la crisis humanitaria que está diezmando a nuestra población.