José Gregorio Briceño Torrealba : Tarifa plana

thumbnailjosegregoriobriceño

 

Nunca falta quien critique a otros, es imposible ser del agrado de todos y decir la verdad siempre trae más enemigos y detractores. Por tal razón siempre he acumulado cantidad importante de adversarios ya que hablar para atrás y para adelante nunca ha sido mi forma de actuar.

A comienzos de esta semana, recibí varias llamadas desde Venezuela de algunos amigos dirigentes del Partido Social Cristiano COPEI para que a través de mis redes sociales, mencionara algo en defensa de la honorabilidad de esa mayoría de militantes de ese partido, que por desgracia fue secuestrado por el narcorégimen con la anuencia bien remunerada, de algunos de sus dirigentes, quienes se prestaron para ponerlo al servicio de la poco acertada candidatura de Henri Falcón, tal como lo denunció el pasado domingo, Roberto Enríquez, presidente legítimo de COPEI, en calidad de asilado desde hace más de un año en la embajada de Chile en Venezuela. Pude percibir el gran temor que tienen de denunciar las irregularidades, estando dentro de Venezuela porque como todo el mundo sabe, en mi patria natal se perdió el estado de derecho y persiguen a cualquier disidente que represente un “peligro para la estabilidad del régimen”. No puedo juzgarles pues yo mismo soy víctima de la represión del Narcogobierno.

Roberto Enríquez en su declaración acertadamente dijo: “Así como la Sala Constitucional del TSJ espurio ha desconocido a la Asamblea Nacional, y avaló la instalación de la Asamblea Constituyente, también intervino judicialmente al partido Copei, imponiéndole en un hecho sin precedentes en la historia judicial del país una Junta Ad Hoc, para arrebatarle a las autoridades legítimas de ese partido el derecho a representarlas. Esta modalidad de intervención judicial de un partido político nunca se había visto en Venezuela hasta que la Sala Constitucional espuria intervino al partido Copei”. Más adelante destacó lo siguiente: “Decisiones judiciales obtenidas en tiempo record, de un día para otro, ponen en evidencia la putrefacción de una operación orquestada con el alto gobierno” y concluyó diciendo, “A partir de hoy, por primera vez en nuestra historia, una sola persona usa los símbolos de Copei en una campaña electoral, en contra de la voluntad mayoritaria de los copeyanos para satisfacer sus propios intereses y pagar favores al Gobierno. Copei está secuestrado de forma infame por una Junta Ad Hoc fraguada en una de las componendas más bastardas que se pueda conocer”.

Es decir, sin lugar a dudas el narcogobierno robó esas siglas, para tener en sus manos la máscara de un partido reconocido por el común de la gente como opositor y así hacer ver que existe contendor válido para su Circo electoral del 20 de mayo . Ustedes creen que el candidato a quién postuló COPEI está Inocente de esto?

Obviamente dentro de COPEI existen muchísimos dirigentes y aún más militantes valiosos, rectos y políticamente acertados,que merecen respeto y deben luchar ferozmente para liberar a su partido de estos tarifados que vendieron sus siglas y en el paquete iban incluidos algunos monigotes para “ dar la cara” por ese partido gemelo usurpado. Como me caracteriza y para contextualizar debo recordar a mis lectores que Eduardo Fernández (“El Tigre”), ex candidato presidencial y Pedro Pablo Fernández, su hijo, tienen negocios con el narcorégimen y no desde ahorita. Son mafiosos de vieja data y por eso los militantes tienen miedo de desenmascararlos pues manejan una pequeña estructura en cada estado, conformada por un pequeño grupo que representa los intereses de la mafia, tienen cuotas con cada gobierno en registros, instituciones y en este gobierno no ha habido excepción a eso. Esto ya lo he denunciado en otras muchas ocasiones encontrándome señalado por algunos militantes entre los cuales, por cierto, uno de ellos fue Roberto Enríquez quién me atacó y dijo que yo había desprestigiado a unos hombres “HONORABLES”, militantes de su partido. Pero la verdad es que representaron la tribu judicial más perversa en la época democrática venezolana, llamada IV República y en la V siguen siendo los mismos mafiosos de antes, peor aún porque sirven de agentes de la mafia del polvo blanco.

Roberto Enríquez actualmente coincide conmigo pues es víctima de esa misma mafia interna y luego de verse forzado a asilarse en la embajada de Chile desde el momento del asalto al partido que representaba, el legítimo,viviendo en una especie de “embajada por cárcel”, huyendo del régimen y por diligencia de Eduardo Fernández y su hijo. Pero nunca es tarde cuando la justicia llega y me alegra saber que la mayoría de la militancia copeyana sepa la clase de delincuentes que se encuentran dirigiendo su partido por decisión del ilegítimo y farsante Tribunal Supremo de Justicia y espero actúen en consecuencia no cayendo en la maliciosa trampa de ir a votar por Henri Falcón que es el candidato “opositor” escogido por el gobierno para legitimarse y seguir destruyendo la patria por 6 años más. Los copeyanos honestos y legítimos no deben obedecer al llamado a votar que hacen estos impostores que secuestraron a su partido.

Quienes apoyan la candidatura de Henri Falcón ya no tienen argumentos para seguir sosteniéndola. Afirmaron que se retirarían de la contienda electoral si no venían los observadores de la ONU y hasta fueron a Estados Unidos a hacer dicha petición y al mismo tiempo andaban dándose barrigazos y departiendo amigablemente con el máximo representante del narcorégimen en el imperio, el Embajador de Venezuela. Hasta los trajes usados por el hijo de Eduardo Fernández en dicho viaje fueron donados por el sastre que viste a los capos del narcorégimen. Si no se cumplió este punto; ¿Por qué no ha renunciado a la candidatura?

No hay duda de que Falcón es parte del juego y que pretende pescar en río revuelto pero contra estos lobos disfrazados de corderos, los venezolanos estamos advertidos. No es acaso una hipocresía que venga ahora a denunciar que Nicolás Maduro, ha hecho uso de recursos públicos, además de utilizar logos de alcaldías y gobernaciones para promocionar su campaña electoral, o que ha incumplido el acuerdo de garantías electorales firmado ante el CNE el pasado 1º de marzo. ¿El ventajismo oficial denunciado es parte del guión? Porque nadie le cree que esté asombrado o indignado por algo que conoce muy bien y sabe que el CNE no hará nada y no cambiará . Esa postura suena tan hueca y falsa como las promesas populistas que hace para llenar sus discursos cómo renovar la licencia a RCTV. Hoy por hoy sabemos que es una candidatura hecha para cumplir con los observadores aliados (Cuba, Rusia, Irán, Bolivia) y lucir menos dictadores, solo que el actor principal a veces se cree el papel y se mete demasiado en el personaje que le tocó en este nuevo drama de la tiranía.

El 80% del país se lo viene diciendo desde que la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente convocó, ilegalmente, anticipó las elecciones presidenciales. La comunidad internacional: 28 países de la Unión Europea, EE.UU, Canadá y un grupo de 13 países que integran el Grupo de Lima, ya han advertido que desconocerán las elecciones convocadas para el 20 de mayo, pues está más que demostrado que no hay garantías electorales suficientes que permitan aceptar los resultados como legítimos, libres y plurales. Entonces, Henri Falcón ¿Qué esperas? ¿Legitimar un proceso írrito para decir que como demócrata tu deber era medirte en las urnas? ¿No reconociste a la ANC?

Todo el mundo sabe que la democracia no se mide solo por un conteo de votos. Por el contrario, existen numerosos ejemplos regímenes autoritarios electorales que afianzan su poder basándose en votaciones amañadas como es el caso de Cuba y Nicaragua y como pretenden que ocurra en Venezuela con la colaboración de Henri Falcón y dirigentes políticos como Eduardo Fernández y su hijo.

En Venezuela no hay razones legales, políticas, morales ni éticas que justifiquen la participación en las elecciones del 20 de mayo, porque no se cumplen las condiciones mínimas requeridas para que dicho proceso sea considerado democrático: 1) No hay respeto de los derechos y las libertades de sus ciudadanos, 2) No hay un sistema judicial independiente, 3) no existe separación entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial pues frente a cada órgano independiente montan una estructura paralela 4) no hay una verdadera fuente de información plural y contrastable que permita al ciudadano hacer una elección razonada, 5) el sistema automatizado es manipulable ya comprobadamente, 6) participar es brindar al mundo una imagen de “democracia” que sabemos que es falsa, es ser cómplice de un fraude y olvidar a los que por pedir a gritos y en la calle libertad fueron asesinados sin compasión y 7) mucho menos estamos en presencia de unas elecciones competitivas, justas con sufragio universal con posibilidad real de desplazar a los que ostentan el poder.

Esperamos la renuncia a ser candidato, tus condiciones no se han cumplido Falcón, las vas cambiando y las van violando. ¡Dejen la farsa y renuncien! No profundicen una crisis que ya esta cobrando miles de vidas de venezolanos. Únanse a la lucha por la deslegitimación del régimen, desenmascaren al régimen y sus mafias. Contribuyan al rescate del hilo constitucional de Venezuela, el retorno del estado de derecho y de justicia. Es hora de grandes decisiones y la de los verdaderos demócratas, no pueden ser distintas a las de acatar el resultado de la consulta popular realizada el 16 de julio de 2017, en la que más de 7.600.000 venezolanos dieron su contundente rechazo a la Constituyente y al abuso del poder público que somete al pueblo.

Venezuela merece liberarse de estas perversas mafias de los tarifado de los partidos tradicionales y por supuesto de los revolucionarios, maestros de la trampa y la corrupción. No hago otra cosa que desenmascarar patrañas y recordarle a mi gente que pronto liberaremos a nuestra amada Venezuela y desde mi particular cárcel del exilio, no desmayaré hasta retornar la paz a mi tierra con lo único que me queda MI PLUMA y MI PALABRA.

Twitter @josegbricenot
Facebook: José Gregorio Briceño