Actividad normal en agencias de Banesco tras intervención (fotos)

People walk outside a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Este viernes, luego de  conocerse la intervención de Banesco por el Gobierno bolivariano, se observó normalidad y poca afluencia de personas en la sucursales de la entidad financiera en Caracas.

La agencia Reuters divulgó fotos tomadas en varias agencias, donde se aprecia la normalidad en el funcionamiento de la entidad bancaria y cajeros automáticos para retiro de efectivo.

 

A woman stands at the entrance of a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
A woman uses her cell phone outside a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
People queue to use the automated teller machines (ATM) at a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
People queue to use the automated teller machines (ATM) at a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
People queue to use the automated teller machines (ATM) at a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
A man walks out from a Banesco bank branch as people queue to use the automated teller machines (ATM) in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
People walk past a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
A man walks out from a Banesco bank branch in Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela May 4, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El presidente de Banesco Grupo Financiero Internacional, Juan Carlos Escotet, aseguró que la intervención del mayor banco privado de Venezuela por supuesta complicidad en ataques contra la moneda local es una decisión política,.

“Es una decisión exclusivamente política, tomada en el afán de querer distraer la opinión pública de los graves problemas que vivimos los venezolanos”, expresó Escotet en un video publicado en Twitter.

El empresario también explicó en una carta que viajó a Venezuela para “responder a las preguntas de las autoridades”, un día después de que el gobierno tomara por 90 días el control de la entidad con presencia en Estados Unidos, Panamá, República Dominicana y España.

Previo a esa medida, el presidente de Banesco Venezuela, Óscar Doval, y otros diez directivos fueron arrestados bajo cargos de facilitar o encubrir “ataques” contra el bolívar mediante la salida de papel moneda hacia otros países y la especulación con el precio del dólar en el mercado negro.

Escotet aseguró que Banesco ha cumplido con la entrega de información requerida por las autoridades sobre operaciones sospechosas, y sostuvo que el problema del sistema financiero venezolano es la hiperinflación, que no fue originada por el banco.

“El problema es la escasez de papel moneda, asociado a un mercado que intenta proteger sus bienes adquiriendo dólares, que es el bien más apetecido por millones de ciudadanos”, agregó.

Venezuela enfrenta una escasez de efectivo que según analistas se debe a la inflación -proyectada por el FMI en 13.800% para 2018- y que dejó rezagadas nuevas denominaciones de billetes lanzadas a fines de 2016.

Un nuevo cono monetario con tres ceros menos empezará a circular en junio.

La Fiscalía sospecha que cientos de cuentas de Banesco estaban siendo utilizadas para mover el mercado negro del dólar, en el que la divisa se cotiza hasta 12 veces por encima de la tasa oficial.

En el video, Escotet confió en que “en algún momento se impondrá nuevamente el estado de derecho” y recuperará “la propiedad del banco cuando corresponda”, aunque en la carta aclara que ésta no ha pasado a manos del Estado.

También pidió a los empleados que no abandonen sus puestos y a los clientes mantener sus depósitos, mientras logra la liberación de los detenidos.

Iván, empresario de 32 años, dijo a la AFP que de momento no reiterará sus ahorros, pues las operaciones en línea siguen funcionando. Pero Eugenia, comerciante de 40 años, sí pasó su dinero a otro banco. “Es mejor prevenir”, dijo.