Los negocios con el diablo, por Luis Velázquez Alvaray

thumbnail Luis Velasquez Alvaray

BANESCO prueba ahora lo que muchos advirtieron: El Chavismo-Madurismo nunca perdonara a Instituciones o personas que salgan adelante. El banco se había constituido en una de las pocas referencias financieras serias del país. En alguna oportunidad, hace 12 años, pude advertirles a través de un alto directivo, que estaban sentenciados y que en la Habana alistaban el guion para pulverizarlos; sólo se esperaba la mejor oportunidad para lanzar humo negro y tapar situaciones, como la que ahora pretenden con la Institución Financiera:

1.- Demostrar fuerzas en un momento en que el demonio rojo ha sido sustituido por un Tribunal legítimo, bajo las reglas Constitucionales, con la actuación del único parlamento electo por el pueblo: la Asamblea Nacional.

2.- Ponerle carne al asador de la violencia y la intolerancia, para darle fuerza al bandidaje terrorista que lo apoya.

3.- Tener a quien culpar ante el desastre del nuevo cono monetario, tormenta que se avecina contra toda la población y de paso ocultar que no hay medicinas, ni comida ni nada.

4.- El argumento del gobierno es siempre acusar a los demás de lo que ellos hacen. De allí que han proclamado la intervención y como Presidenta han nombrado a una señora de apellidos Kateich Kathib. Aunque los apellidos no son válidos para suponer cosas raras, es bueno esperar que se trae todo esto, en momentos en que el terrorismo mundial busca afanosamente legitimar sus acciones financieras. Ya se verá.

5.- Son ocho millones de clientes, para presionar, chantajear y obligarlos a votar, a sacar el “carnet de la patria”, hasta para pedir un menguante saldo.

6.- El papel de Escotec será ejercido por Ramiro Valdez, General asesino Cubano, “satánico y tenebroso personaje”, que por cierto, debe incluirse en los crímenes contra Venezolanos de lesa humanidad.

Finalmente, la persecución contra Banesco, muchos la hemos sufrido hace ya bastantes años. Enseña ahora, al Señor Escotec que con personajes satánicos ni de reojo. Pienso que cayó en la trampa del juego infernal denominado “El libro rojo”. Según la leyenda se comienza preguntando: ¿libro rojo puedo entrar?. Le dijeron sí. Allí cayó entrampado y toda su creciente organización dependerá de otra pregunta:

¿Comandante Váldez, ahora qué hago?