Guzmán: Gobierno ataca a banca privada para apropiarse de los ingresos por remesas familiares

Guzman

El presidente de  la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), diputado Rafael Guzmán, denunció que el origen de los ataques del gobierno a la banca privada  es con la intención de apropiarse de la otra gran fuente de ingresos que puede tener el país como  son las remesas familiares que se envían desde el exterior, ante la merma de ingreso por la caída de la producción petrolera.

Nota de Prensa

Así lo afirmó el parlamentario en rueda de prensa donde señaló que esa es la intención que tiene el gobierno, lo cual se evidencia con su intervención a la entidad bancaria Banesco, víctima de la política de dominación gubernamental.

En este sentido, indicó que esta política de apropiación de la banca privada, junto con las malas operaciones que se efectúan en la banca pública, coloca a Venezuela  al borde de un colapso del sistema de pagos.

Guzmán aseveró que este año las remesas familiares que ingresarán al país  rondan los 4 ó 5 mil millones de dólares y a este ritmo pronto se superara el ingreso petrolero.

Indicó el parlamentario que a través de la plataforma de Banesco se realizan el 40% de las transacciones financieras del país, ya que tiene el 25 % de la cartera crediticia nacional  y el 20 % de los depósitos de toda la banca.

Reiteró sus señalamientos de que toda la banca está  estatizada por estar controlada en buena medida por el Ejecutivo y ahora intervienen  Banesco, argumentando supuestos delitos financieros cuando en realidad lo hacen  en el marco de una  política de dominación para crear zozobra entre los ahorristas provocando grandes corridas  bancarias.

“Lo que hace el gobierno hoy con los bancos es lo mismo que hicieron en materia de alimentación. El gobierno persigue, amedrenta y domina. Así como hicieron con la comida  interviniendo a puertas abiertas cadenas de supermercados y al cabo de unos meses todas estaban desabastecidas y el plan de acción fue  la caja Clap”, afirmó Guzmán.

Consideró errada la intervención a Banesco en el marco de  una supuesta actuación judicial argumentándose  la ejecución de delitos a través de cuentas  bancarias. “Un  banco se interviene por falta de liquidez o solvencia financiera, pero si son delitos financieros los que se  cometen Sudeban y la Fiscalía deben actual de forma puntual, y si hay  responsabilidad penal individual debieron haber congelado cuentas individuales y si identifican vínculos con  funcionario bancarios, ir contra ellos y no crear angustia entre los clientes”, precisó el legislador.

Puntualizó el desacuerdo que tiene  la Asamblea Nacional con la realización de más  nacionalizaciones,  pues ha quedado evidenciado  el  fracaso en  actuación del  Estado empresario donde   nada de lo que  expropia ha funcionado.

Reconversión inviable

En relación al tema de la reconversión monetaria que será abordado mañana en la plenaria, reiteró su advertencia de que es absolutamente inviable porque se deben movilizar en menos de un mes   10 mil millones de piezas, de las cuales  6 mil millones son del cono monetario saliente y 4 mil millones de la nueva moneda.

“Hasta ahora no hay un solo banco con una pieza nueva para poder adaptar al nuevo cono su sistema  bancario, informático o  los cajeros, ni se ha iniciado el traslado de los billetes a los lugares más recónditos del país”, indicó el diputado, y  por ello consideró  imposible la puesta en marcha de la  reconversión.

A su juicio, las actuaciones económicas del gobierno son para distraer la atención de lo que sucede y no se sepa que él es el único responsable de la crisis que estamos viviendo y poder avanzar en su plan de dominación.

Otra de las estimaciones del parlamentario es que con la hiperinflación actual y la proyectada para el resto del año, a la entrada en vigencia del nuevo cono, éste ya habrá perdido valor y para diciembre la merma del poder adquisitivo de esta nueva moneda estará rondando el 80 %.

Añadió el legislador que la Comisión de Finanzas  pidió suspender la  entrada en vigencia de este cono, convencidos que  debe haber una nueva moneda,  pero no en un país con  hiperinflación.

Precisó, finalmente,  que primero debe entrar en  vigencia una nueva política fiscal y cambiaria.