Las claves para entender la investigación de Venezuela Leaks

La mayoría de los archivos, datados entre 2011 y 2013, hacen referencia a la gestión de las cuentas bancarias que están a nombre de sociedades cuyos últimos beneficiarios son venezolanos adinerados (Foto: Montaje de Raquel Cano / El Confidencial)
La mayoría de los archivos, datados entre 2011 y 2013, hacen referencia a la gestión de las cuentas bancarias que están a nombre de sociedades cuyos últimos beneficiarios son venezolanos adinerados (Foto: Montaje de Raquel Cano / El Confidencial)

 

El Confidencial y los medios venezolanos Armando.info, El Pitazo y Runrun.es comienzan a publicar este domingo una investigación que es fruto de cinco meses de cooperación periodística transnacional. A continuación, exponemos las preguntas y respuestas clave para comprender Venezuela Leaks.

Por Marcos García Rey / El Confidencial

¿Qué es Venezuela Leaks?

La investigación periodística se inicia tras la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede se ubica en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry de Beaumont.

La mayoría de los archivos, datados entre 2011 y 2013, hacen referencia a la gestión de las cuentas bancarias que están a nombre de sociedades cuyos últimos beneficiarios son venezolanos adinerados. Estos, principalmente altos funcionarios y empresarios relacionados con el sector energético, han acumulado un gran patrimonio al calor de los gobiernos del presidente Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro en un contexto de creciente crisis sociopolítica y económica.

La documentación revela que esas fortunas se han expatriado de Venezuela hacia la propia Suiza, pero también en dirección a otros países como España, Países Bajos, Bahamas, Barbados, Panamá o Estados Unidos. Esos movimientos de capitales están siendo investigados por las autoridades judiciales y policiales en lugares como España, Andorra, Suiza, Venezuela y Estados Unidos.

Los reporteros han verificado los hechos expuestos en los registros financieros mediante el análisis de metadatos y el propio trabajo de investigación periodística que contextualiza las informaciones ahí contenidas. Más allá de la filtración, se ha entrevistado a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras.

Además, para informaciones puntuales hemos consultado la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, investigaciones en la que participó El Confidencial junto a La Sexta en España y que coordinaron el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán ‘Süddeutsche Zeitung’.
¿Qué es Compagnie Bancaire Helvétique (CBH)?

CBH nació en Ginebra en 1975 como una empresa gestionada por la familia de origen judío Benhamou. En sus inicios proveía servicios financieros para llevar mercados de materias primas a la bolsa de valores. En 1991, consiguió la licencia para operar como banco. Hoy es miembro de la Asociación de Banqueros Suizos bajo la supervisión de de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA).

La sede de CBH sigue en Ginebra, pero tiene sucursales en otras ciudades de Suiza, Bahamas, Londres, Luxemburgo, Tel Aviv y Hong Kong. Se dedica fundamentalmente a la gestión de una clientela multimillonaria, lo que en el lenguaje financiero internacional se conoce como ‘ultra high-net-worth individuals’ (UHNW). Uno de sus focos geográficos medulares para captar fortunas es Latinoamérica.

A finales de marzo pasado, mandamos un cuestionario a CBH que incluía 38 preguntas sobre la documentación en nuestro haber. El banco contestó escuetamente con un email en el que argumentaba su portavoz lo siguiente: “Como institución suiza, Compagnie Bancaire Helvétique cumple estrictamente con las obligaciones del secreto bancario y las leyes del país, particularmente con la Ley Suiza contra el Blanqueo de Capitales y con las ordenanzas de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA)”. Agregaba: “En este sentido, como usted sabe, no podemos responder a las cuestiones específicas que nos envían sobre la existencia o no de ciertas cuentas en nuestro banco”.

Siga leyendo en El Confidencial