América Latina está subexplotada

Vista de la ciudad de Río de Janeiro (Brasil) desde el brazo del Cristo Redentor hoy, miércoles 20 de mayo de 2015. El ministro del Deporte de Brasil, George Hilton, afirmó hoy que el Gobierno respeta el derecho a la huelga de los trabajadores del sector de la construcción de Río de Janeiro que afecta a diversas obras de la ciudad, incluidas algunas de las instalaciones de los Juegos Olímpicos de 2016. La paralización iniciada hace tres días por los empleados de las empresas de construcción ha afectado, entre otras, las obras de construcción del Parque Olímpico de Deodoro y de reforma del Estadio Olímpico, construido en 2007 para los Juegos Panamericanos y que, tras una modernización, será el escenario de las competiciones de atletismo de los próximos Olímpicos. EFE/Marcelo Sayao
EFE/Marcelo Sayao

 

La región de América Latina está subexplotada, por lo que es un mercado muy interesante para las compañías europeas que buscan establecerse más aquí, señaló Carlos Osores, director de la consultoría de aviación IC, reseña A21.

En los últimos doce meses, aerolíneas como TAP, Iberia, Air France-KLM, Air Europa, Turkish Airlines y las low-cost Norwegian y Level aumentaron su capacidad de 10 a 40 por ciento entre América Latina y Europa.

A diferencia de lo que ocurre en América del Norte, en la región latinoamericana hay oportunidades para generar mayores beneficios porque “no hay realmente competencia de low-cost”, señaló Osores, y añadió que el panorama es similar al de África en este aspecto.

Para toda la región, el tráfico internacional con América del Norte representa el 81 por ciento del total de sus pasajeros.

Acorde a datos de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), en 2017 sólo viajaron entre América Latina y Europa 3 millones 980 mil pasajeros; menos de una sexta parte de los 19 millones de viajeros que volaron entre Latinoamérica y Norteamérica.

Esto explica la reciente expansión de aerolíneas como Air France, que ahora vuela de París a ciudades brasileñas como Belo Horizonte, Recife, Salvador y Fortaleza. De hecho, las empresas europeas ven a Brasil como un tesoro por explotar: en 2016 sólo tuvo seis millones de turistas internacionales.

“Para tener una idea de la importancia que tiene para nosotros la relación Brasil-Francia: a partir del próximo invierno tendremos 44 vuelos por semana y será la frecuencia más elevada de la historia del grupo”, señaló recientemente Patrick Alexandre, director comercial de Air France a AFP.