Luis Stefanelli: Carta a mi estimado amigo Roberto; del porqué no votar el 20M

thumbnailLuisStefanelli

Muy estimado amigo:

A propósito del whasaap que me enviaste donde me referiste un escrito, atribuido al señor Fernando Mires, a quién le reconozco el don de la buena escritura  y criterio, debo decirte que el mismo, es un referente totalmente correcto de lo que sería un análisis lineal y convencional sobre el tema de las elecciones del 20 de mayo y su extrapolación a la situación política y social en circunstancias normales. Sin ánimo de polemizar con ese señor, no creo que una referencia a favor de votar pueda ser más preciosista pero a su vez mas carente de imaginación y llena de ingenuidad, para analizar tan distorsionadas situaciones como las que vive nuestro país y su sistema electoral en particular. Es sencillamente un análisis lineal muy a provecho de la tesis que se defiende que es: participar a todo riesgo en las elecciones del 20 de mayo  y basado en patrones de comportamiento convencional, que no son aplicables en una situación como esta.

En primer lugar  quiero decirte que soy un devoto creyente del voto como herramienta política


Seguramente, ya lo habrás oído decir, debo empezar aclarando que para mí la última elección con posibilidades de que se expresara una mayoría en las urnas, fue la de la Asamblea Nacional; al perderla el régimen sabía que se había cumplido un ciclo histórico y que el “spreed electoral” le haría perder toda elección libre que se programara de ahí en adelante; en consecuencia, se prendieron las alarmas y se programó lo que sería el nuevo esquema de lucha, que no era más que lograr establecer  un sistema donde una minoría se impusiera a una mayoría, por métodos no convencionales  y de cómo se podría lograr a través de ella incluso ganar elecciones en términos de votos reflejados en las urnas. Lo primero que se propusieron era bloquear esas 2/3 partes de la oposición en la AN, anular las potestades de la AN y evitar a CUALQUIER PRECIO QUE SE EFECTUARAN ELECCIONES EN EL 2016 PARA CORTAR EL EFECTO DOMINÓ TÍPICO EN ESTAS SITUACIONES; aún si esto conllevase a la pérdida gradual del prestigio y credibilidad del régimen. Así las cosas, todos vimos lo que ocurrió con el TSJ, la AN, el Revocatorio y las Elecciones Regionales.

Logrado este primer objetivo, viene la segunda parte del proyecto, y no era otra que fabricar una elección que  pudiesen ganar, aun participando la oposición y contando con apenas un 25% de los electores y ”voila” apareció la elección perfecta, la de la ANC, ideal para sus planes de generar un cambio de patrón, fabricando un ¨triunfo electoral¨ que sería el inicio de una seguidilla. La oposición, como sabemos, no cayó en la trampa, porque aún contando con una mayoría abrumadora, matemáticamente no era posible sacar más diputados que el oficialismo,  aunque esta contara con muchísimos más votos. Esta decisión produjo la deslegitimación del proceso,  así como el desconocimiento nacional de la misma, con todas las consecuencias que hoy sabemos que acarrearon. Ahí comenzó su  verdadero proceso de desconocimiento y deterioro de imagen  internacional  ya que se demostró que eran una clara minoría.

El siguiente paso, fueron las regionales, programadas constitucionalmente para finales del 2016;  inicialmente, las anunciaron para el primer semestre del año 2017, luego las postergaron para el mes de diciembre del mismo año,  con fecha y cronograma y luego la ANC comprimió la fecha y el cronograma ý las puso para el mes de octubre; esto demostró que le régimen manejaba a su antojo los tiempos fijando las fechas a conveniencia.

Todos vimos lo que ocurrió,  que extrañamente un régimen impopular y con líderes regionales más impopulares aún, lograron imponerse de manera increíble y obtener un número mayoritario de gobernaciones, aún cuando la oposición fue en fórmula unitaria.

No se trata entonces de mayorías o condiciones político electorales favorables,  las que determinan  en este nuevo juego los resultados; se trata de algo mucho más elaborado en cuanto a técnicas de control; ¿cómo generar las condiciones para imponerse en las urnas, aun cuando tengas en tus manos una minoría de votos? (eso sí,  muy controlados y disciplinados) y esta parte es la que particularmente quisiera dejar clara: El régimen controla los espacios electorales que le permiten realizar operaciones políticas e institucionales que controlan los resultados y esto es un proceso múltiple que es difícil de entender y más aún describir. 

Me permito a continuación enumerar los conceptos que sumados entre sí, a mi parecer, demuestran cómo lo logran; de su lectura espero llegues a alcanzar el Nirvana Electoral.
En primer lugar, hay que desmontar ese discurso simplista de que tenemos las mismas condiciones que en el 2015, porque es totalmente falso; nada más lejos de la realidad.

Aunque el CNE tenga las mismas caras, éste no es el mismo CNE del 2015;  aquel CNE que otorgó un cronograma electoral de 9 meses y que de alguna manera conservaba las formas, pasó, evolucionó a otras formas de comportamiento; tenemos un CNE más comprometido con el fraude y más dispuesto a jugársela que aquel, ya que en este CNE y sus rectores, luego del 2016 y del 2017, entraron en un estado de complicidad que los obliga, más que nunca, a prestarse a los designios del régimen; vale decir, no tienen vuelta atrás.

A esto, hay que sumarle el inminente deterioro de imagen institucional que hoy tiene, a raíz de la elección de la ANC y las gobernaciones, lo cual incide negativamente en el estado de ánimo del elector opositor y les suma fuerzas a ellos; también hay que sumarle que hoy el software del proceso no lo maneja Smartmatic, sino una empresa totalmente vinculada al régimen y que se presume propiedad del señor Jesse Chacón. En consecuencia, no es el mismo CNE, ni menos tiene el mismo comportamiento; este CNE fue avanzando hacia el descaro y actuaciones fuera de la ley. De aquel CNE no se conocía un caso de forjamiento de actas, a esta nueva versión si -véase caso gobernación del Edo. Bolívar-. Por otra parte, cuántos de los dirigentes opositores que estuvieron al frente de los centros y las mesas en el 2015, se fueron del país en una diáspora generada, auspiciada y fomentada por el régimen bajo persecusiones para conseguir los fines políticos que busca?

En segundo lugar:
En tiempos como estos, las encuestas no son un referente válido o concluyente; suelen caerse porque los supuestos sobre los cuales se hacen los levantamientos de opinión no se cumplen. Se encuesta como si hubiera unas elecciones libres y no es así.

En Tercer lugar: Estas elecciones se realizan en un espacio electoral confinado, una especie de corralito que se construye controlando diversas variables determinísticas que te paso a enumerar:

          PARTIENDO DE QUE EXISTE UNA BASE ELECTORAL DE UN POCO MAS DE  20.500.000 ELECTORES INSCRITOS EN EL CNE.

                  1ra. El RE está viciado de muchas maneras, al punto que su incidencia ha sido  calculada por expertos en no menos del 10%.

                  2da.  Es incalculable la suma de venezolanos en el exterior;  las más conservadoras estimaciones la ubican para el 20 de mayo en alrededor de 4.000.000 de electores, en su inmensa mayoría, potenciales votantes opositores; éxodo auspiciado por el Gobierno para sus fines y conveniencia. 

                  3ra.  Estadísticamente, siempre hay un aproximado del 3% de electores que descubren el ultimo día, que no aparecen en el listado, porque fueron migrados sin su consentimiento; estos errores son atribuibles a fallas del sistema, pero lo cierto es que, estadísticamente, suelen ocurrir con mayor incidencia en centros de electores más proclives a la oposición. 

 

                  4ta. Existen más de 14.000 centros de votación que contienen más de 30.000 mesas; de esos centros, más de 6.000, son centros de una mesa y más de 3.000, de dos mesas estos últimos de una y dos mesas históricamente son centros creados a conveniencia del oficialismo y con una tendencia a favor de ellos que estadísticamente se reflejan en números obscenos en favor del régimen, ha habido casos en que las votaciones han reflejado un 100% de votos para ellos , estos centros están programados para darle el piso de votos mínimos para una elección, en esos centros la oposición  siempre ha tenido fallas graves de cobertura de testigos ( imagínate qué pasará ahora sin los partidos más grandes compitiendo ). Son centros creados en la era chavista, a ellos mandan  los funcionarios del CNE más comprometidos con el sistema, los efectivos del plan república más radicales en cuanto  a lealtad y sus mejores coordinadores, los cuidan como su territorio infranqueable e inexpugnable en muchos casos cuando hemos tenido un buen testigo son objeto de hostigamiento, detención o expulsión del centro por parte de las autoridades. En definitiva en esos centros ejercen un control social y político férreo y blindado.
Es como su caja negra de votos. En ellos  se manejan más de 4 millones de votos y su perfomance es superior al 90%. El control social  es mucho más fácil y directo por el número limitado de electores, la clara exposición del cual son objeto y el hecho de que suelen ser de personas de los estratos sociales más vulnerables. 

                   5ta. Existen no menos del  10%  de electores que por diversas razones enfermedad, viaje, pérdida de la cédula, turno laboral así como los abstencionistas crónicos que no votan

                  6ta. Un 20% al menos tiene decidido firmemente no ir a votar a menos que haya garantías electorales de que se va a respetar su voto ; estos abstencionistas radicales son fundamentales para poder ganarle cualquier elección al régimen, y su convencimiento solo se logra si se modifican las condiciones electorales. Esto fue lo que se intentó lograr en Dominicana pero el oficialismo también lo sabía y boicoteo todo intento de mejorarlas.

                 7ma. Puntos rojos, uso indebido de bienes del estado, funcionarios públicos bajo amenaza, control de los medios de comunicación, intimidación y chantaje a la población, eliminación de partidos, tarjetas opositoras y pare usted de contar.

                8va. El histórico de las ultimas 3 elecciones no puede sr más concluyente El oficialismo obtuvo en el 2015 en las elecciones de la AN 5.600.000 votos, en el 2017 elecciones a gobernadores obtuvieron  6.370.000 votos y en la de alcaldes 6.000.000 de votos como  puede apreciare existe un piso no menor de 5.500.000 de votos.

 Así las cosas si hacemos la cuenta vemos que es un coto cerrado, un espacio confinado de solo 10 a 12 millones de electores los que en verdad tendrían el ánimo, disposición y condición de ir a votar. De estos el régimen puede llegar a controlar por todos los medios descritos al menos  5.5 millones  de votos y el restante se distribuye entre los demás candidatos, que además tiene la particularidad de que hay un tercer  candidato que ha tomado fuerza y es el que en realidad viene subiendo en todas las encuestas y del cual te pronostico  sacará una votación representativa lo cual dividiría aún más los votos no oficialistas de esta contienda. Las oportunidades de éxito de los candidatos no oficialistas dependerán pues de un fraccionamiento a última hora de la maquinaria del oficialismo que parece poco probable por su comportamiento histórico.

De esta manera que la tesis de generar unas elecciones convenientes, con lapsos convenientes, candidatos convenientes y partidos convenientes (fórmula Nicaragüense) es una realidad en Venezuela, el corolario de esta fórmula sería lograr generar a partir del 20M una oposición conveniente y a la medida, así como una división en el bando opositor.

No se trata de un fraude el día de las elecciones solamente, es un sistema que crea un espacio confinado a su medida y que hace que las posibilidades de victoria de la oposición democrática sean mínimas o nulas.

Como ves la ingeniería electoral puede hacer milagros en manos de un régimen inmoral como el que tenemos, solo para muestra te invito a revisar los resultados de la elección de la ANC del año 1999 donde el régimen sacó menos del 60% de los votos y se adjudicó el 98 % de los diputados constituyentistas.

Bajo este esquema el régimen, seguro pondrá bajo esta multiplicidad de variables MAS VOTOS que cualquiera de la otras opciones en las urnas siendo así, se puede  dar el lujo de invitarte a hacer un reconteo manual de los votos y va a demostrar que si “ganó”, ahora la gran pregunta es: ¿estás dispuesto  a correr ese riesgo?. Porque eso significaría una elección con más del 50% de votación donde ellos pueden hacer el milagro de lograr una victoria con votos aun estando en una muy franca  minoría en la población. La otra alternativa no es más que la deslegitimación a través del boicot electoral y entrar en sintonía con la comunidad internacional, demostrar fehacientemente que son una muy clara minoría y desconocer el Gobierno resultante de esos comicios lo cual ubica  el plano de lucha en otro escenario a partir del 21 de mayo.

                                                Tu amigo; Luis Stefanelli B.

                  Diputado y expresidente de la Comisión de Asuntos Electorales de la AN