Trump niega haber cedido ante a China al urgir revisión de sanción a ZTE

El presidente de EE. UU., Donald Trump, recibe una sesión informativa de altos mandos militares en la sala del gabinete de la Casa Blanca en Washington, DC, EE.UU., el 9 de abril de 2018. REUTERS / Carlos Barria
El presidente de EE. UU., Donald Trump. . REUTERS / Carlos Barria

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, rechazó este miércoles que haya “cedido” a las demandas de China con su llamado a revisar la prohibición de negocios de la compañía ZTE en EE.UU., y aseguró que se trata de una cuestión que afecta al “gran acuerdo comercial” bilateral.

“Nada ha ocurrido con ZTE excepto que pertenece al gran acuerdo de comercio” con China, afirmó Trump en una serie de mensajes a través de Twitter.

El mandatario remarcó que “no ha habido cesión como le gustaría a los medios de comunicación” y dijo que los encuentros con China aún no han comenzado.

“EE.UU. tiene muy poco que dar puesto que ha dado mucho con los años. China es quien tiene que dar”, aseveró.

Precisamente, el viceprimer ministro Liu He, principal asesor económico del presidente chino, Xi Jinping, se encuentra en la capital estadounidense para sostener encuentros en la Casa Blanca y el Departamento del Tesoro en un momento de tensiones comerciales entre Washington y Pekín, con la amenaza de la imposición de aranceles multimillonarios mutuamente.

Con sus mensajes de hoy, Trump trataba de acallar el revuelo causado un sorpresivo tuit del pasado domingo, en el que señaló que había hablado con el presidente chino para lograr que ZTE pudiese volver “a hacer negocios” en EE.UU. y lamentaba la pérdida de empleos en China.

Asimismo, instó a revisar al Gobierno federal a levantar la prohibición impuesta a la empresa china.

El pasado 16 de abril, el Departamento de Comercio estadounidense anunció la prohibición a todas las compañías nacionales de vender componentes a ZTE de ahora a 2025, alegando que esta no había cumplido el acuerdo que habían alcanzado el año pasado cuando se descubrió que la empresa había exportado a Irán y a Corea del Norte.

En ese momento, acordaron que la compañía china pagaría una multa de 1.192 millones de dólares al Gobierno estadounidense y emprendería medidas como el despido o sanción de los ejecutivos que habían violado esa prohibición.

Según Washington, sin embargo, esas acciones no se llevaron a cabo, por lo que procedió a restringir las operaciones de ZTE en EE.UU.

Por otro lado, también ha despertado suspicacias que las declaraciones de Trump coincidan con el inicio de un multimillonario proyecto por parte de una empresa china de construir un parque temático en Indonesia, que incluye un hotel y apartamentos de la Organización Trump, empresa gestionada actual por los dos hijos del presidente, Eric y Donald Jr.

EFE