La baja participación electoral de Venezuela, el último capítulo en la muerte de su democracia

¿6 años más de esto?... Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
¿6 años más de esto?…
Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Para sorpresa de nadie, el mandatario Nicolás Maduro ganó ayer las elecciones presidenciales de Venezuela . Esto le da otros seis años en el poder, en medio de la devastadora hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas, galopante corrupción y una economía rota.

Por: Quarz
Traducción libre del inglés por lapatilla.com

La elección fue la última acción de Maduro, de 55 años, para consolidar el poder frente a la creciente oposición, que ha incluido protestas fatales. La principal coalición opositora del país llamó a boicotear el voto, sospechando que sería manipulado. El efecto del boicot se puede ver en las cifras de participación, que el Consejo Nacional Electoral, leal a Maduro, puso en 46%.

Incluso si estos números fueran inflados, como afirma la oposición, sería la asistencia más baja para una elección presidencial desde 1958, cuando una dictadura militar culminó en Venezuela. Históricamente, los venezolanos han sido votantes entusiastas. En las cuatro elecciones presidenciales celebradas entre 1958 y 1973, la participación superó el 90%. Desde entonces, ha sido regularmente más del 80%. Fue en un 80% en las elecciones presidenciales anteriores, en 2013, cuando Maduro sucedió a Hugo Chávez en una votación a puertas cerradas que ganó por un margen de menos de dos puntos porcentuales.

La junta electoral venezolana dijo que Maduro ganó el 68% de los votos emitidos ayer, o 5.8 millones de votos, en comparación con los 1.8 millones de Henri Falcón, un ex gobernador que rompió con el boicot de la oposición para presentarse. Después de la votación, Falcón dijo que no reconocería el resultado debido a irregularidades generalizadas.

Antes de las elecciones, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que a los colombianos se les estaban dando identificaciones venezolanas como parte de un plan para transportarlos a través de la frontera para votar por Maduro. Santos dijo que no reconocería el resultado de las elecciones. Estados Unidos está considerando sanciones contra el sector petrolero venezolano, la principal fuente de ingresos de la nación, a pesar de que ya se está tambaleando y la producción está cayendo.

El año pasado, Maduro celebró una controvertida elección para formar una asamblea constituyente, repleta de aliados, que se encargó de reescribir la constitución venezolana y, en la práctica, anular la Asamblea Nacional dirigida por la oposición. Antes de estas últimas elecciones presidenciales, los principales líderes de la oposición fueron excluidos, en el exilio o bajo arresto domiciliario. Anoche, un Maduro triunfante dijo alegremente a la multitud que “¡la revolución llegó para quedarse!”.

Elecciones-presidenciales