¡Además de largas colas! En Táchira el mercado negro cobra la gasolina en pesos colombianos

Foto Archivo
Foto Archivo

 

Los tachirenses viven en una cola: para la comida, para las baterías y hasta la gasolina para los automóviles, que además el mercado negro se las vende en pesos colombianos.

Por Lisbeth Piñeros / LaPatilla.com

Denuncian usuarios a través de las redes sociales que pueden pasar entre 12 y 18 horas a las puertas de una estación de gasolina para llenar el tanque de sus automóviles con combustible.

Al respecto consultamos con la periodista del estado Táchira, Lorena Arraíz, quien aclara que las colas han pasado a nivel crítcico desde una semana antes del proceso electoral ocurrido el domingo 20 de mayo. “Desde antes de las elecciones, las colas se han convertido aún más críticas para comprar gasolina en las estaciones de servicio del estado. Una de ‘las bombas’ con más islas de suministro de gasolina se encuentra cerrada porque el protector del estado Táchira, Freddy Bernal, los metió presos, mientras que la otra estación grande se encuentra en reparación. Eso nos deja a los tachirenses con menos estaciones y más colas”, aseguró.

“Esta semana ha sido aún peor. Muchos apelan al mercado negro, quienes venden pimpinas de gasolina sin hacer largas colas, pero las venden a 10 mil  pesos colombianos. Estamos hablando de 3.200.000 bolívares, aproximadamente”, agregó Arraíz.

También comentó que hay motorizados que compran “El Cunche” o cupo de gasolina al mes. “Estas personas te compran ‘el cunche’ y la revenden a precios aún más caros”, indicó.

Aclaró que en la entidad tachirense hay bombas internacionales, donde el tiempo en las colas para surtir de gasolina oscila entre 5 y 6 horas. Estas no tienen racionamiento pero el precio es aún más caro.

 

Le confesaré: me sentía extraña y maravillada en una gasolinera sin cola y donde se pagara ahí mismo con tarjeta de débito. Sí, eso es normal en la mayoría de los países y también sé que la gasolina colombiana es carisima y la nuestra es regalada (una botella de agua cuesta 10 veces más que un tanque lleno) pero poder estar ahí y solo demorar cinco minutos mientras que yo debo durar 3, 5 o mil horas para echar gasolina y encima lidiar con los coleados y, finalmente, que un motorizado te pida que le vendas “el cunche”… eso es demasiado bueno. Me hace bien venir a Cúcuta y obervar los supermercados, las tiendas, la gente porque así me recuerdo de un país normal (con sua virtudes y defectos) a diferencia de cómo sobrevivimos nosotros.

Una publicación compartida de Lorena Evelyn Arráiz (@lorearraiz) el


 

 

Y de fondo, otra cola de gasolina #Táchira #Venezuela

Una publicación compartida de Lorena Evelyn Arráiz (@lorearraiz) el