El banquero que desmontó una a una las propuestas económicas de Nicolás Maduro

(foto @PresidencialVen)
(foto @PresidencialVen)

 

Fueron tres argumentos. Tres explicaciones de alguien que se atrevió a decirle las cosas claras al presidente venezolano. Arístides Maza, presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, se reunió con Maduro y en la sede del Gobierno, cara a cara, le planteó cómo superar la crisis económica. Por ahora, consiguió que el mandatario retrase la reconversión monetaria. Así lo reseña alnavio.com

Por Leticia Núñez

Arístides Maza habla con tono pausado. Pero no oculta cierto nerviosismo. El veterano presidente del Banco Caroní y de la Asociación Bancaria de Venezuela respira fuerte. Tiene enfrente a Nicolás Maduro. Se maneja con humildad. Y con esa humildad este martes fue desmontando las tesis económicas del mandatario venezolano. Una a una. Cara a cara. Rodeados por más banqueros y autoridades. Sin perder la compostura. Ambos se reunieron en el Palacio de Miraflores. El resultado de dicho encuentro es conocido por todos: Maduro anunció que postergará como mínimo por 60 días la reconversión monetaria que iba a entrar en vigor el próximo 4 de junio. El cambio buscaba quitarle tres ceros al bolívar y reemplazar los billetes por un nuevo cono monetario como medida para enfrentar la escasez de efectivo que vive Venezuela en medio de una voraz inflación.

Maza tomó el micrófono en primer lugar, antes que el presidente. Fue directo al grano. Le advirtió a Maduro que persisten “riesgos muy grandes” de que la banca, tanto privada como pública, no pueda realizar dicha reconversión en la fecha establecida. Los rostros de los asistentes al encuentro en el Salón Sol del Perú de la sede del Gobierno venezolano eran serios. Muy serios. Todos, con traje y corbata, no hacían sino mirar al suelo. Incluido el vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami.

Pero ahí estaba Maza para argumentarlo. Para recordar que los bancos no habían podido hacer las pruebas integrales a pesar de haber trabajado sin descanso. Maduro se puso los lentes, tomó unos papeles que tenía sobre la mesa y accedió a ampliar el plazo.

“Entendido. Agradezco la amplitud de las consideraciones”, contestó el presidente venezolano. De ahí el periodo de 60 días adicionales para realizar todos los simulacros.

Para leer la nota completa pulse Aquí