The Atlantic: Por qué Nicolás Maduro se aferra al poder

El presidente reelecto de Venezuela, Nicolás Maduro, hace un gesto cuando se va después de recibir un certificado que lo confirma como ganador de las elecciones del domingo, en el Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas, Venezuela el 22 de mayo de 2018. REUTERS / Marco Bello
REUTERS / Marco Bello

 

Es difícil describir el estado de Venezuela actualmente sin parecer un poco histérico. Frases como “set de película zombie” y “paisaje alto post-apocalíptico” siguen publicando los visitantes recientes, quienes se tambalean para ver a una sociedad alcanzar los niveles de decadencia normalmente asociados con la guerra, pero sin guerra.

Por: The Atlantic.
Traducción libre del inglés por LaPatilla.com

En una narración reciente y fascinante, Anatoly Kurmanaev, de The Wall Street Journal, quien informó desde Caracas desde 2013 hasta hace algunas semanas, comparó desfavorablemente el estado de la nación con la Siberia de su juventud en la década de 1990:

“El colapso de Venezuela ha sido mucho peor que el caos que experimenté en el colapso postsoviético. Cuando era joven, todavía podía obtener una buena educación en una escuela pública con comidas subvencionadas y un tratamiento hospitalario gratuito decente. Por el contrario, cuando la recesión se apoderó de Venezuela, el llamado gobierno socialista no hizo ningún intento por proteger la atención médica y la educación, los dos supuestos pilares de su programa”.

Las estadísticas de la implosión de Venezuela son a la vez alucinantes y de alguna manera no están a la altura de la tarea de expresar el horror total de lo que ocurre. En un país que había sido el faro de la paz, la estabilidad, la democracia y el desarrollo en América Latina a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, alrededor de dos tercios de la población presenta pérdida de peso involuntaria debido al hambre. De los que reportaron se encuentran es esa situación, promediaron unas 20 libras menos el año pasado.

Que, en medio de todo esto, el presidente en ejercicio sea reelecto con 68% de los votos de pie como es propia broma enferma. La elección, casi huelga decirlo, fue manipulada. La oposición lo boicoteó, y prácticamente todas las grandes democracias y las organizaciones que los representan lo criticaron por ser extremadamente antidemocrático y se negaron a reconocerlo: la UE, los EE UU, Canadá, el G7, todos los grandes países de América Latina. La medida de la implosión democrática de Venezuela es la lista de países que sí la reconocieron: Cuba, Rusia, Nicaragua, Bolivia e Irán. Incluso el sirio Bashar al-Assad tomó un descanso de su guerra para enviarle un mensaje de felicitación a Maduro.

Es menor la sorpresa de que Nicolás Maduro haya ganado la “reelección” (las citas de miedo son tristemente obligatorias aquí), que el hecho de que quería otro mandato en primer lugar. Ex conductor de autobús y agente marxista de línea dura entrenado en Cuba, Maduro ha estado penosamente fuera de su alcance desde que asumió la presidencia luego de la muerte de Hugo Chávez en marzo de 2013. Cinco años después, no tiene logros de ningún tipo que mostrar por su tiempo en el cargo, excepto por la gestión de la hazaña considerable de aferrarse al poder a través de una crisis que hubiera dejado sin liderazgo a cualquier líder incluso ligeramente interesado en el bienestar de su gente.

Maduro claramente no tiene idea de cómo revertir ninguna de las múltiples crisis que ha desencadenado y se ve reducido a reciclar las mismas promesas que ha estado haciendo y que ha dejado de mantener durante años. Su “campaña” este año se centró en la afirmación de que otro término es todo lo que necesita para vencer a la tenebrosa conspiración económica que incongruentemente culpa por la hiperinflación y el colapso económico. ¿Y cómo se propone hacer esto? Al duplicar los rígidos controles de precios y la impresión incontrolada de dinero que, según coinciden todos los economistas, son la verdadera causa de la hiperinflación y el colapso económico.

La ausencia total de nuevas políticas creíbles con una firme negativa a reconocer la magnitud del sufrimiento que sus políticas siguen causando son ahora las características definitorias del régimen.

Entonces, ¿por qué quiere mantener un trabajo que tan claramente está más allá de él?

La realidad es que para Nicolás Maduro y la camarilla que lo rodea, el objetivo de permanecer en el poder es estar en el poder. Nada más. Porque en este punto se ha metido en un agujero tan profundo, la alternativa a un palacio presidencial es muy probablemente una celda de la cárcel. O peor.

El fantasma de Manuel Noriega, el ex dictador panameño, depende mucho de cualquier discusión sobre el futuro de Maduro. Al igual que Noriega, Maduro tiene un régimen que le llega hasta las rodillas en el tráfico de drogas, y que ha sido objeto de una intensa vigilancia de la DEA durante años.

Dos sobrinos de la primera dama fueron declarados culpables en Estados Unidos el año pasado de ofrecer 800 kilogramos de cocaína a agentes antidrogas durante una operación encubierta en Haití hace algunos años. El vicepresidente de Maduro, Tareck El Aissami, es designado capo de la droga (técnicamente un “narcotraficante especialmente designado”) por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.. Independientemente del rol que jugó Maduro en este oficio, es muy probable que los investigadores de los EEUU tengan la evidencia al respecto. Que Noriega murió el año pasado mientras aún estaba bajo custodia después de tres décadas en una variedad de cárceles en tres continentes diferentes no es un hecho que haya escapado al pensamiento de Maduro.

Y las drogas son solo el comienzo. Maduro y los miembros de su círculo interno están ahora bajo sanciones internacionales por una vertiginosa variedad de fechorías. Con los años, los miembros del régimen han sido acusados de violaciones manifiestas de los derechos humanos, el blanqueo de grandes cantidades de dinero, soborno de nivel olímpico y malversación de fondos, ayudando a Hezbollah, incumplimiento de las sanciones en Irán, crímenes, detenciones ilegales, tortura… la lista sigue y sigue. En febrero de este año, el fiscal de la Corte Penal Internacional anunció que su oficina había lanzado un examen preliminar sobre los abusos contra los derechos humanos cometidos en Venezuela desde 2017. Antes de que todo esté dicho y hecho, Maduro podría encontrarse en La Haya, al estilo Miloševi?.

Todo lo cual explica en gran medida por qué un hombre que, visiblemente, no tiene idea de lo que está haciendo, está tan decidido a aferrarse al poder. Él está asustado. Él tiene buenas razones para estar asustado.

Hace una generación, hubiera sido diferente. Una larga tradición garantizaba un aterrizaje suave para autócratas abandonados que repentinamente necesitaban pasar más tiempo con sus familias. El notorio Idi Amin de Uganda terminó sus días tranquilamente en un complejo en Arabia Saudita, lejos del poder pero viviendo en relativo lujo. El dictador filipino Ferdinand Marcos pasó sus años dorados bebiendo cócteles en Hawai y Guam; Zaire Mobutu Sese Seko terminó en Marruecos y el de Haití “Baby Doc” Duvalier en la Riviera francesa. Hubo un tiempo en el que incluso a los peores de los peores se les podía pedir que dejaran el poder con la promesa de una bonita villa y una abultada cuenta bancaria. Eso se acabo.

Las conversaciones sobre el destino de Maduro generalmente incluyen algunas especulaciones sobre Cuba como un lugar de exilio. Es fácil ver por qué: Cuba ha sido por mucho el aliado más importante del régimen. De hecho, “aliado” no hace justicia al profundo vínculo entre los dos gobiernos: la revolución venezolana a veces se siente como una subsidiaria de propiedad total del régimen de Castro, con decenas de miles de entrenadores, asesores y espías cubanos integrados en el mismo núcleo del estado venezolano, y no se tomó ninguna decisión de ningún tipo sin consultar primero a La Habana. A principios de este mes, por ejemplo, la periodista de Reuters Marianna Párraga reveló que incluso cuando su economía y la industria petrolera colapsan, y aunque el gobierno carece de la moneda fuerte para importar medicamentos esenciales, Venezuela ha estado comprando petróleo en los mercados internacionales para enviarlo a Cuba en condiciones de crédito concesional: una fuente de ingresos enormemente valiosa para el régimen cubano.

Y esto apunta al problema del escenario cubano de lujo y exilio: mantener a Nicolás Maduro en el poder es demasiado valioso para los cubanos como para ayudarlo a salir. La gran estrategia de Arabia Saudita nunca dependió de mantener a Idi Amin en el poder en Kampala en la forma en que la estrategia de Cuba exige mantener a Maduro en su lugar. Pero el apoyo petrolero y diplomático venezolano es una estrategia de supervivencia clave para el régimen cubano. Si hay un escenario en el que los cubanos permitirían su salida, Maduro rápidamente se transformaría de activo en moneda de cambio a los ojos de los cubanos. ¿Quién puede decir que no lo cambiarían a Estados Unidos a cambio de relajar aspectos del embargo comercial, por ejemplo?

Un retiro tranquilo en el hogar es imposible para un líder que ha hecho tanto daño a tantas personas: el espectro del enjuiciamiento siempre se avecina. Incluso si pudiera elegir a un sucesor digno de confianza dispuesto a extender garantías detalladas, le costará olvidar que el general chileno Augusto Pinochet pasó los últimos años de su vida luchando contra procesamientos en el país y en el extranjero.

De hecho, es difícil concebir un plan de salida creíble al que Maduro, relativamente joven a los 55 años, confíe para salvaguardarlo en dos o tres décadas en el futuro. Es mucho mejor confiar en la protección de las grandilocuentemente nombradas Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas de Venezuela, cada vez más una Guardia Pretoriana con todas las armas y capacidades de inteligencia de un Estado-nación.

Nicolás Maduro se aferra al poder porque está atrapado allí. Cada arreglo alternativo le suena a prisión. Siendo ese el caso, ya no es tanto el gobierno de Venezuela como el uso del estado como un capullo protector: su última alternativa a una vida tras las rejas.