Asesinan a tiros a dos venezolanos y un colombiano en trocha La Mona

a6-crimen-trocha-1

Tres hombres que se dedicaban a labores de contrabando de gasolina, fueron asesinados a tiros por un grupo armado, cuando las víctimas se encontraban laborando en su actividad ilegal en la trocha La Mona, a pocos metros de territorio venezolano. Los homicidas les ultimaron por una aparente retaliación para controlar el tráfico ilegal de combustible que se moviliza por esa zona del municipio Bolívar con Cúcuta. Así lo reseña lanacionweb.com

Por Pablo Eduardo Rodríguez

La masacre, de acuerdo con versiones suministradas por algunos testigos, ocurrió a las 5:00 de la tarde del viernes, cuando se asegura que desde la trocha La Piedra, en Palotal, en San Antonio del Táchira¸ se encontraban al menos unos 15 hombres llevando combustible de contrabando hacia territorio colombiano siendo interceptados por un nutrido grupo de hombres armados en predios de la trocha La Mona, pero ya en territorio colombiano.

Los integrantes del grupo irregular seleccionaron a las víctimas y posteriormente les dieron muerte de múltiples disparos, siendo luego identificadas como Carlos Arturo Ravelo, de 28 años de edad, de nacionalidad colombiana; José Antonio Ruíz, de 31 años y Jairo Antonio Lima, de 38 años de edad, conocido como ¨Ñoño¨.

Tras cometer este hecho, de acuerdo con las versiones, los homicidas obligaron a los hombres que dejaron vivos a trasladar los cadáveres de sus amigos hasta territorio venezolano, por lo que éstos los llevaron consigo hasta el barrio Constantino, que comunica con la trocha La Piedra, en Palotal.

Ya en suelo venezolano, los sobrevivientes alertaron del caso a las autoridades policiales, por lo que hasta el sitio acudieron integrantes de la Policía del estado Táchira Guardia Nacional y miembros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

Durante el procedimiento del levantamiento de los cadáveres de las tres víctimas, los miembros de la policía científica pudieron verificar que los hombres presentaban heridas de armas de fuego en la cabeza de un arma de alto poder, aparentemente punto 40.

En el sitio del suceso, las autoridades interrogaron a algunos de los hombres que lograron sobrevivir al hecho de sangre y corroboraron que fueron atacados en suelo colombiano por hombres armados.

Trascendió a las autoridades que los autores de esta nueva masacre podrían ser integrantes de la banda delincuencial de Los Urabeños, quienes ya habrían advertido en las comunidades fronterizas de San Antonio y Ureña, que retomarían el control del contrabando en esas zonas, así como de contrarrestar la presencia de otras organizaciones que se dedican al tráfico de combustible y alimentos hacia Colombia.

Se señala que esta misma agrupación recientemente anunció en los barrios fronterizos que declaran objetivos militares a todas aquellas personas que hagan vida social después de la nueve de la noche en licorerías y locales de funcionamiento nocturno.

Los cadáveres de los tres hombres reposan en la morgue del Hospital Central, donde esperan las autoridades que sean reclamados por sus familiares.