Sin previa cita ansiedad y libertad, por José Luis Monroy

thumbnailjoseluismonroy

Lo que sea que venga, vendrá y será para su bien.

Hola que tal mi gente, el ansia es una emoción que genera impaciencia, agitación, inquietud, angustia… aflicción, es también el deseo intenso y profundo. El ansia no es mala mientras sea una emoción transitoria que nos ayude a salvaguardar nuestra integridad o alcanzar nuestros objetivos. Sin embargo, todo cambia cuando se transforma en un sentimiento, en un estado permanente de alerta, en disparador del miedo…

La ansiedad se dice que es la enfermedad silenciosa del siglo XXI, y no cabe duda que sí lo es, si atendemos a las estadísticas mundiales.

Trescientos millones de personas la sufren, lo que equivale a una tasa de cinco por ciento de la población mundial y desafortunadamente, la cifra va en aumento.

La ansiedad es ese estado de angustia permanente que puede tener o no un motivo real, pero se sabe que su máximo responsable es la acumulación del estrés ambiental que se sufre día a día.

La ansiedad se da por el miedo que existe en la persona con respecto a su futuro y lo que éste puede depararle.  El rechazo a los cambios y la toma obligada de decisiones o elecciones en el presente que perfilan su futuro, son las que terminan por hacer que la persona se sienta superada por su propia realidad.

Realidad… que posiblemente estén analizando desde un ángulo agravado o desesperanzador, pero que, finalmente, resulta aceptada, creída y sentida como suya.

Las emociones y los sentimientos no pueden ser puestos en duda y tampoco negarse. Quien siente sabe lo que siente, y nadie puede contradecirlo, por esa razón, las emociones y los sentimientos deben respetarse en todo momento.

La ansiedad se elimina una vez que se recupera la libertad, la seguridad en uno mismo, cuando se elige vivir el presente y estar en él.

Este país vive en una gran ansiedad porque anda buscando que alguien le diga lo que tiene que hacer, y en realidad somos nosotros los que no tenemos que poner a hacer algo, como dice mi amigo y colega columnista, Luis Manuel Aguana, “Se acabó el tiempo de esperar por este supuesto liderazgo político, que tiene no menos de 15 años cometiendo errores que han costado vidas y sufrimiento a la población. Y no estoy responsabilizándolos a ellos por lo que ha hecho el régimen, sino por lo que no han hecho ellos, a pesar de las múltiples veces que les hemos pedido que convoquen al soberano. Es impresionante el temor que les infunde una sentencia popular, en especial si se dicen demócratas. Todavía les retumba el mandato incumplido del 16J-2017”.

“Luego del 20 de Mayo toda la dirigencia opositora se deshizo como una galleta debajo de un aguacero. Hasta ahora no nos han dado una respuesta clara a los venezolanos de qué hacer con estos comunistas que amenazan con destruir la poca institucionalidad democrática que le queda al país. Han hecho como el avestruz, esconder la cabeza para ver qué pasa. Tanto los que dijeron como los que rechazaron ir a elecciones, no tienen nada que decir. Los primeros diciendo que “ganó” la abstención y pidiendo más elecciones con “condiciones electorales” (¡hasta cuando, por Dios!), como los que no fueron, que todavía llaman presidente a Nicolás Maduro y esperan el milagro de que los comunistas se vayan solos. Eso es lo que hay, dirían algunos”.

“Ante ese cuadro opositor tan desolador, ¿que nos queda a los ciudadanos? ¿Esperar a que, a Henry Ramos, Julio Borges, Henrique Capriles, o a quien sea de ellos, ¿se les ocurra algo? ¡Por favor! ¡Hay gente muriendo todavía en los hospitales! Sigue sin haber medicinas y la comida no se puede comprar. La hiperinflación ha destruido la economía del país, ¡ya no hay basura que comer porque no hay siquiera que comer para producir basura! Pareciera que el país entró después del 20 de Mayo en una suerte de “limbo político” donde nada se mueve salvo la comida que venden los bachaqueros. Y hay que romper eso”.

Por eso hoy le invito, una vez más, a sentir, a vivir, a disfrutar su presente… lo que sea que venga, vendrá y será para su bien, o será la consecuencia de lo que haya hecho… así es que no se preocupe, si elige bien el presente estará eligiendo bien el futuro…

Y el presente que se nos presenta es un gobierno de emergencia nacional, en lo cual ya se esta trabajando, yo solo los invito seguir la ruta que ha planteado la sociedad civil y no lo que algunos politiqueros que andan viajando por el mundo diciendo que representan a los venezolanos cuando en realidad no representan a nadie.

La libertad es la ausencia de toda atadura y la verdadera libertad comienza en el pensamiento, en lo que cada día elegimos pensar, sentir, hacer o no hacer… dejar de hacer o… comenzar.

Como siempre, usted elige.

#ElLiderEresTu

@joseluismonroy