Topotepuy se vistió de fiesta y alegría por el cacao venezolano

Altas palmeras, caminos bordeados de bromelias, flores y colibríes dieron la bienvenida a un evento maravilloso. El sendero condujo a los asistentes a un edén habilitado para celebrar la Primera Jornada Botánica del Cacao, organizada por la Fundación Cacao de Origen,Topotepuy, en alianza con Cavenit y Fundación Macuare, gracias al Basque Culinary World Prize y junto a otros aliados que apoyaron la realización.

Por Evelin Antolinez para vivaelcacao.com | Fotos: Evelin Antolinez, Marisol Novoa.

Este sábado, dos de junio, la Plaza Central albergó a un público ansioso por disfrutar del mejor cacao del mundo y a 134 emocionados graduandos que esperaban, con sus relucientes filipinas, su certificación como egresados del curso Elaboración de chocolates desde la semilla, transformando el cacao desde nuestra identidad, a sus familiares, profesores, chef y a especialistas, enamorados todos, del noble y ancestral grano.

La apertura estuvo a cargo de la anfitriona de la casa, Curie Botome, quien invitó a disfrutar de este evento dedicado a todos los caraqueños y venezolanos deseosos de conocer el trabajo a favor de la calidad del cacao y chocolate de nuestro país.

Al evento acudieron personalidades de la talla de Jorge Redmond, presidente de Chocolates El Rey, Iraima Chacón, ingeniero agrónomo del estado Zulia y guardiana del banco de Germoplasma del cacao Porcelana, Silvino Reyes, hijo de Humberto Reyes y Lilian Capriles, así como productores del más alto calibre. La invitada especial de la jornada, la periodista Valentina Quintero, hizo gala de un derroche de optimismo por el futuro del país.

“Hay que seguir trabajando, seguir preparándose. Sí hay salida a la crisis y es esta. Estoy muy orgullosa de ustedes, que nos tienen a todos hablando del chocolate con una ‘hechonería’ (…) porque ustedes se empeñaron en hacer que el mejor cacao del mundo se convierta en el mejor chocolate del mundo (…) Nosotros vamos a transformar a Venezuela y la vamos a transformar en una gran tableta de cacao”, dijo Quintero.

La también incansable viajera reconoció el esfuerzo y el éxito de esta jornada: “Estoy feliz de ver tanta gente bonita, enamorada del cacao venezolano y de su estirpe. La idea es que este sea el primero de muchos. Hay que rescatar esta herencia que es el cacao”.

Esta experiencia gastronómica tuvo como impulsora principal a María Fernanda Di Giacobbe, mujer incansable quien con su carisma, talento y empeño ha logrado materializar sus sueños con empresas consolidadas como Cacao de Origen, KaKao Bombones Venezolanos, Proyecto Bombón, entre otros. Todo esto con un solo objetivo: rescatar nuestro pasado a través de sus sabores y saberes.

“Yo rescato cada día nuestras tradiciones, nuestra comida, nuestra música, nuestra alegría, nuestra fe, nuestra libertad. Siembra el cacao para que proyectes tu futuro, inviértelo en chocolate y envuelve todas las frutas venezolanas en un bombón único y con sabor a venezolanidad”, afirmó Di Gioacobe.

“La importancia para Venezuela de la preparación de quienes quieren dedicar su vida al chocolate en el Bean to Bar es la misma que para todos los países productores de cacao. Hacer un chocolate que solo tiene dos ingredientes, cacao y azúcar, que no tiene conservantes químicos ni nada que le quite el sabor a la semilla, es develar cada rincón de este país, sus ríos, sus orillas de ríos, su pie de montaña, sus mares, sus costas y Venezuela, que tiene la mayor diversidad de cacao del universo, tiene la gran posibilidad de hacer incontables chocolates de calidad superior” afirmó.

Conocimiento y sabor a chocolate

Los cielos y el verdor de Topotepuy favorecieron el inédito encuentro entre científicos con productores de cacao, cultores con estudiosos, chocolateros con cacaoteros, bajo el azul profundo del cielo de Caracas.

La actividad fue propicia para celebrar la graduación de un emocionado grupo de emprendedores del Chocolate, quienes tras una intensa semana de estudios y prácticas, en el curso “Elaboración de chocolates desde la semilla, transformando el cacao desde nuestra identidad”, recibieron, ese mediodía, su merecida certificación.

Desde las más remotas regiones del país, llegaron con sus trajes de cocineros especializados y tras una semana de aprendizaje intensivo lograron afianzar sus conocimientos.

Kenia Martínez, emprendedora del chocolate, llegada del Amazonas venezolano para recibir su certificado, manifestó su emoción por el aprendizaje recién adquirido.

“La preparación en el curso fue extraordinaria. Fue una fusión entre conocimientos y corazón, y compartir con tantos es una experiencia imposible de describir. Pero es muy bonito porque haces lazos y sabes que en Venezuela sí se pueden hacer cosas y las estamos haciendo. La importancia de nuestra preparación es que cuando tú conoces la técnica desde la semilla, desde el árbol que vas a plantar, desde la genética, que tengas conciencia de todo el proceso, tú sabes lo que estás haciendo, no te están vendiendo cualquier cosa. Te pones cada vez más exigente y tus productos son cada vez mejores”, afirmó Kenia, creadora de la marca Iduwali, que en lenguaje Bari significa “muy bueno o gracias”.

“Desde niña siempre quise aprender y saber cómo hacer chocolate, hasta que descubrí que tenemos el mejor cacao del mundo y ahí empezó esta pasión. Tomar este taller con Maria Fernanda nos dio la oportunidad de rescatar nuestro cacao, porque cuando elaboras tus tabletas es solo cacao más azúcar y después tú le agregas otros ingredientes si lo prefieres. Ahí te das cuenta que ese es el verdadero chocolate y no aquella golosina que solíamos comer desde niños”, confirmó Gloria Terán, otra de las egresadas del curso y emprendedora de Chocolates Chiré.

Entre catas y exposiciones

Las áreas verdes de la centenaria hacienda, adornadas magistralmente por la intervención del artista venezolano Ricardo Salazar y su ‘Mallaneutica’, quien desplegó sus redes y mallas por todo el lugar, prestaron sus rincones para que decenas de emprendedores del mundo chocolatero y cacaotero expusieran sus creaciones.

Charlas, catas, clases magistrales con los más reconocidos chef y especialistas, sirvió para mostrar sus conocimientos con el sello de compromiso con la herencia del cacao y de los chocolates desde sus orígenes hasta el empaque.

Con gran maestría, Enrique Egaña Wallis, quien se autodefine como agricultor ilustrado, agrochef, apasionado del café y del cacao, regaló un conversatorio sobre los súperalimentos aplicados a la chocolatería.

Este cocinero, con su experticia y su pasión, comentó: “En esta oportunidad hablamos de los repollos abiertos, el amaranto, la chía, la cúrcuma, el ají picante y la Amaná o Acarí, que son frutos, semillas y hojas que se dan perfectamente en el Valle de Caracas. Esto va dedicado a los niños que son mi gran preocupación y que son víctimas, actualmente de una gran deficiencia nutricional. Me puse a ver cómo podía suministrar alimentos de alta calidad para el nivel cerebral y me di cuenta que el chocolate es el mejor instrumento que hay para la gratificación y a través de él pude ingresar los súper alimentos.”

El chocolate, fatigado por el calor del trópico y por una atmósfera cargada de emociones, circuló entre los asistentes que pudieron catar el sabor, olor y textura en las innovaciones con ingredientes tradicionales y con otras propuestas sorprendentes.

Honor a quien honor merece

La jornada del domingo 3 de junio, estuvo protagonizada por los más veteranos, quienes fueron engalanados por su dedicación, años de entrega, sus estudios científicos sin fronteras y por su pasión por el Theobroma Cacao, se le rindió un merecido homenaje a un grupo de productores, cocineros, profesores, genetistas y científicos que han dedicado su vida a trabajar por el cacao:

  1. Alexis Zambrano (Químico del cacao)
  2. -Alida Quintero (Chocolates Paria, pionera en fabricación)
  3. Álvaro Gómez (ULA Inia, ciencias del cacao)
  4. -Amanda García (Mis Poemas de chocolate, Tree to bar)
  5. Antonio Pascuali (Profesor en comunicación, experto en chocolate)
  6. Beatriz Escobar (Agrónomo de Chocolates El Rey)
  7. -Calixto López (Productor y TSU en cacao venezolano)
  8. Catalina Ramis (UCV Maracay)
  9. -Ciro Martínez (Agrónomo, Aprocave presidente)
  10. Clímaco Álvarez (Experto en fermentación, canasto Cuyagua)
  11. Dercy Parra (Investigadora AlvGó)
  12. -Efigenia Laya (Productora lider de Central de Ocumare)
  13. Elba Sangronis (Análisis sensorial y pérfiles sensoriales)
  14. Elevina Pérez (Profesora UCV)
  15. -Ezequiel Millán (Maestro de cacao en Fundación Proyecto Paria)
  16. Familia Franceschi (Hacienda San José, El Pilar, Sucre 1830)
  17. -Vicente Franceschi (Historiador y productor de cacao)
  18. -Alberto Franceschi (Productor, ingeniero y productor)
  19. -Juan de Dios Franceschi (Productor y exportador)
  20. Claudia Franceschi (Chocolatera hija de cacaoteros expertos)
  21. *Francisco Herrera Luque (Escritor, poeta e historiador)

/ María Margarita Herrera Luque (Cristina 0212-)

  1. Gerardo Vivas (Profesor UCV, historiador y escritor)
  2. Gladys Ramos (caracterización y análisis de cacaos venezolanos)
  3. Familia Reyes (Hacienda La Concepción, Barlovento, Miranda)

*Humberto Reyes (Científico y experto en tecnologías moderna)

*Lilian Capriles de Reyes (Experta en cacao y sus enfermedades) (Silvino Reyes (Hijo de padres cacaoteros expertos)

  1. Iraima Chacón (Científica y experta de cacao, Porcelana)
  2. Jorge Vivas (Experto en cacao)
  3. José Rafael Lovera (Historiador, escritor y financiero)
  4. -Juana de Dios (Productora de Chuao)
  5. -Pedro Rosas (Productor y artesano del chocolate)
  6. -Petra Galarraga (Productora con marca Doña Petra)
  7. Rosa Spinosa (Profesora de hotelería y gastronomía USB)
  8. Rubén Carrero (Fondo Social Miranda, lider de emprendedores)
  9. -Vicente Petit (Agrónomo, Aprocave)
  10. -Yofre Echarri (Productor licenciado en ciencias criminales)
  11. Ernest Weitz (en su representación va Enrique Rodríguez C.I. 15.612.991, Fina Witz C.I. 4.022.837 y Luisa Riveros C.I. 16.905.580)

Palabras de esperanza

Di Giacobbe, artífice de este encuentro de expertos, se desplazaba entre el público como un torbellino de risas y abrazos, regando frases de optimismo y de compromiso con el futuro del país.

Hay que trabajar, trabajar duro y ponerle ganas para resistir y constatar que de las crisis nacen oportunidades. Vamos a verle el lado positivo a esta pesadilla y vamos a remar juntos, con fuerza y empeño, para sacar adelante a esta Venezuela que nos ha dado tanto y a la que tanto amamos”. Con esta palabras de buen augurio y fe por parte de Di Giacobbe quedó marcado un evento con dulce sabor y ganas de seguir apostando por Venezuela.