Chevron confirma liberación de empleados que estaban detenidos en Venezuela

The logo of Chevron is seen at the company's office in Caracas, Venezuela April 25, 2018. REUTERS/Marco Bello
The logo of Chevron is seen at the company’s office in Caracas, Venezuela April 25, 2018. REUTERS/Marco Bello

 

 

Las autoridades venezolanas liberaron este miércoles a dos empleados de la petrolera estadounidense Chevron detenidos en abril en un confuso caso de contratos de suministro de la industria del crudo, confirmó la compañía a la AFP.

“Chevron Global Technology Services Company confirma que los dos empleados de Venezuela arrestados por las autoridades locales el 16 de abril de 2018 fueron liberados el 6 de junio de 2018”, informó la empresa en un correo electrónico.

“Nuestros colegas gozan de buena salud y se han reunido con sus familias”, añadió Chevron en el mensaje.

Una fuente de la compañía estadounidense confirmó a la AFP el 25 de abril que pese a la detención de sus dos trabajadores, mantendría sus operaciones en el país petrolero.

Los empleados Carlos Algarra y René Vásquez -ambos de nacionalidad venezolana- fueron detenidos el 16 de abril en la ciudad costera de Puerto La Cruz (estado Anzoátegui, este).

Los dos trabajadores de Petropiar -una empresa mixta de Chevron y la estatal venezolana PDVSA- estaban en un centro de detención de Puerto La Cruz.

Según versiones de prensa, el arresto habría sido por su negativa a firmar un contrato para la compra de suministros con presuntos sobrecostos. Chevron es propietaria del 30% de las acciones de Petropiar.

En un comunicado, Chevron dijo en abril regirse “por un código de ética empresarial”, conforme al cual cumple “con todas las leyes venezolanas y estadounidenses vigentes”.

Las autoridades venezolanas nunca aclararon la causa del arresto o los delitos que les imputaban.

La Fiscalía emprendió en agosto pasado una purga contra la corrupción en PDVSA, y han sido detenidos unos 80 funcionarios, entre ellos 22 gerentes y dos expresidentes.

El gobierno socialista de Nicolás Maduro admite que la corrupción, malos manejos administrativos y el desplome de precios del crudo llevaron a que la producción petrolera cayera a sus niveles más bajos en las tres últimas décadas.

La producción de crudo de Venezuela -que aporta 96% de sus ingresos- registró una nueva caída en abril ubicándose en 1,5 millones de barriles, según la OPEP. Pero fuentes secundarias citadas por el cartel aseguran que el nivel en abril cayó a 1,4 mbd.

Maduro acusó el martes a Estados Unidos de infiltrar a la estatal petrolera PDVSA para destruir la industria por medio de la corrupción.