La ONU respalda el mensaje de la OEA sobre Nicaragua y ofrece su ayuda

Un manifestante enmascarado sostiene una bandera nacional en apoyo de los adolescentes que murieron en recientes protestas contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua, el 1 de junio de 2018. REUTERS / Oswaldo Rivas
Un manifestante enmascarado sostiene una bandera nacional en apoyo de los adolescentes que murieron en recientes protestas contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua, el 1 de junio de 2018. REUTERS / Oswaldo Rivas

 

La ONU respaldó hoy el llamamiento a un “cese inmediato” de la violencia en Nicaragua hecho por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y se ofreció para apoyar el diálogo y las investigaciones en el país.

A través de su portavoz, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, aplaudió la declaración aprobada este martes por la OEA “en apoyo al pueblo nicaragüense”.

“El secretario general se siente alentado porque el Gobierno está trabajando con la OEA en cuestiones electorales y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el establecimiento de un Grupo de Expertos Independientes Internacionales para investigar los recientes actos de violencia y expresa su solidaridad con el pueblo de Nicaragua”, destacó el portavoz, Stéphane Dujarric.

Dujarric, en su conferencia de prensa diaria, dijo que el sistema de las Naciones Unidas “está listo para brindar apoyo técnico al diálogo mediado por la Conferencia Episcopal Nicaragüense y a las iniciativas de la CIDH”.

Desde el 18 de abril, Nicaragua vive su crisis más sangrienta desde los años ochenta con más de un centenar de muertos y un millar de heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el presidente, Daniel Ortega, y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso de poder y corrupción.

El Gobierno, mientras, responsabiliza de la violencia a grupos políticos de oposición. EFE