Al menos 13 muertos y 30 heridos en ataque suicida contra ministerio en Kabul

(foto @TheBenno70)
(foto @TheBenno70)

 

Un atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) causó estelunes 13 muertos y más de 30 heridos en Kabul en vísperas de que el Gobierno afgano y los talibanes inicien un alto el fuego con motivo del fin del Ramadán. EFE

Un suicida se inmoló a la entrada del Ministerio de Rehabilitación Rural y Desarrollo cuando sus finalizaban su jornada de trabajo alrededor de las 13.00, hora local, de acuerdo con el portavoz de la Policía de Kabul, Hashmat Stanekzai.

El atacante hizo detonar los explosivos que portaba entre un grupo de empleados que se dirigían a coger el transporte público, infligiendo un gran número de bajas, indicó a Efe el portavoz del ministerio, Faridoon Azhand.

“En este ataque murieron 13 personas, casi todas ellas empleadas (del ministerio) e incluyendo mujeres, y más de 30 resultaron heridas”, anotó la fuente.

Según el portavoz, el atentado tuvo lugar a unos cien metros de la entrada, en una callejuela que une el complejo de la institución con la carretera principal.

Normalmente la jornada laboral en el Ministerio de Rehabilitación Rural finaliza a las 16.00, hora local, pero ha sido acortada durante el mes sagrado del Ramadán, que acaba a finales de esta semana.

“El atacante planeó la explosión exactamente en el momento en que estaban saliendo”, afirmó Azhand sobre un ataque que se produce apenas dos semanas después de otro asalto al Ministerio de Interior de Afganistán.

El portavoz explicó que hace unos años el departamento canceló su transporte propio para empleados con el fin de evitar ataques a estos vehículos y pasó a ofrecer un plus para que los trabajadores utilicen el transporte público.

Además, les habían advertido de que no saliesen en grupos grandes, pero “desafortunadamente, un gran número de empleados estaban caminando juntos en una calle que no está normalmente bajo la vigilancia de las fuerzas de seguridad”, agregó.

El Estado Islámico reclamó la autoría del atentado a través de la agencia Amaq, vinculada a la formación.

La agencia identificó al autor del ataque suicida como el “jeque Raduan”; aseguró que detonó un cinturón de explosivos en las puertas del ministerio en Kabul y publicó una fotografía suya en la que aparece posando con un fusil frente a una bandera negra del grupo yihadista.

El ataque se produce un día antes de que entre en vigor el alto el fuego decretado por el Gobierno en sus operaciones contra los talibanes y a tres para que este grupo insurgente comience una medida similar con motivo del final del Ramadán.

Se trata del primer cese el fuego en 17 años de conflicto desde la invasión estadounidense, algo que ha sido recibido con optimismo en el país asiático.

No obstante, el cese de las acciones ofensivas por parte de las Fuerzas Afganas no es extensivo al EI, una fuerza calificada de “extranjera” por parte del Gobierno y activa en diferentes puntos del país desde 2015.

Desde entonces, y aunque las autoridades han afirmado en diversas ocasiones que han reducido su presencia a unas pocas zonas remotas, la formación yihadista ha reclamado algunos de los atentados más sangrientos en el país.

Kabul ha sufrido varios ataques suicidas en lo que va de año, el más grave el registrado en enero pasado, cuando los talibanes hicieron estallar una ambulancia bomba cerca del antiguo Ministerio del Interior, donde aún operan algunas dependencias oficiales, que causó más de un centenar de muertos.

El último atentado de envergadura en la capital ocurrió la semana pasada, cuando un ataque suicida causó ocho muertos cerca del lugar donde acababa de celebrarse un encuentro de líderes religiosos, en el que participaban centenares de personas.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015.