¿Cómo se puede prevenir el suicidio?

Embracing couple

 

A propósito de los recientes y dramáticos casos de suicidio en figuras publicas, es importante identificar los comportamientos suicidas en una personas, así como algunas recomendaciones para prevenirlo, reseña El Comercio.

Síntomas:

Según la Clínica Mayo de EE.UU., los siguientes son algunos signos y síntomas de pensamientos suicidas:

-Hablar acerca del suicidio; por ejemplo, hacer afirmaciones como “voy a matarme”, “quisiera estar muerto” o “desearía no haber nacido”.

-Obtener los medios para atentar contra tu propia vida, como comprar un arma o almacenar píldoras.

-Retraimiento de la vida social y deseo de estar solo.

-Tener cambios de humor, como pasar de estar eufórico un día a estar profundamente desalentado al día siguiente.

-Preocuparse por la muerte, por el hecho de morir o por la violencia.

-Sentir desesperanza o impotencia ante una situación.

-Aumentar el consumo de alcohol o de drogas.

-Sufrir cambios en la rutina normal, por ejemplo, cambios en la alimentación y en los horarios de sueño.

-Hacer cosas riesgosas o autodestructivas, como consumir drogas o conducir con imprudencia.

-Regalar las pertenencias o dejar en orden los asuntos materiales cuando no existen motivos lógicos para hacerlo.

-Despedirse de las personas como si la despedida fuera definitiva.

-Desarrollar cambios de personalidad o estar sumamente ansioso o agitado, en particular al experimentar algunos de los signos de advertencia antes indicados.

-La Clínica Mayo aclara que los signos de advertencia no siempre son evidentes y pueden variar de una persona a otra. Algunas personas dejan en claro sus intenciones, en tanto que otras conservan en secreto sus pensamientos y sentimientos suicidas.

Factores de riesgo:

La mencionada clínica advierte que puede existir riesgo de suicidio en los siguientes casos:

-Si te sientes desesperanzado, desvalorizado, agitado, aislado socialmente o solo.

-Si experimentas sucesos de vida estresantes, como la muerte de un ser querido, el servicio militar, una ruptura sentimental, o problemas legales o financieros.

-Si tienes un problema de abuso de sustancias; el abuso de drogas o de alcohol pueden agravar los pensamientos suicidas y hacerte sentir lo suficientemente temerario o impulsivo para ejecutarlos.

-Si tienes pensamientos suicidas y acceso a armas de fuego en tu hogar.

-Si tienes un trastorno psiquiátrico preexistente, como depresión profunda, trastorno de estrés postraumático o trastorno bipolar.

-Si tienes antecedentes familiares de trastornos mentales, de abuso de sustancias, de suicidio o de violencia, como maltrato físico o abuso sexual.

-Si sufres una enfermedad que pueda provocar depresión y pensamientos suicidas, como enfermedades crónicas, dolores crónicos o enfermedades terminales.

-Si eres lesbiana, gay, bisexual o transgénero y tu familia no te brinda apoyo o tu entorno es hostil.

-Si has intentado suicidarte en el pasado.

Prevención:

Sobre este punto, la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. y la Clínica Mayo subrayan las siguientes recomendaciones:

Si eres la persona afectada:

-?Busca el tratamiento que necesites. Si no tratas la causa de fondo, es posible que los pensamientos suicidas regresen. El tratamiento adecuado hará que te sientas mejor y ayudará a mantenerte a salvo.

-Crea una red de apoyo. Hablar de los sentimientos suicidas puede ser difícil, y es posible que tus amigos y familiares no comprendan completamente por qué te sientes de ese modo. Sin embargo, sentirte conectado y contenido puede ayudar a reducir el riesgo de suicidio.

-Recuerda que los sentimientos suicidas son temporales. Si te sientes desesperanzado o sientes que seguir viviendo no vale la pena, recuerda que el tratamiento puede ayudarte a recuperar la perspectiva y a mejorar tu vida. Tómalo con calma y no actúes impulsivamente.

En casos con niños o adolescentes:

-?Almacena todos los medicamentos recetados en una parte alta y bajo llave.

-NO guardes alcohol en la casa o mantenlo bajo llave.

-NO guardes armas de fuego en la casa. Si las tiene, guárdalas bajo llave y coloca las balas en un lugar separado.

En cosas con adultos mayores:

-Investiga a profundidad los sentimientos de desesperanza, de ser una carga y de no pertenecer.

-Muchas personas que tratan de suicidarse hablan del tema antes de hacer el intento. Algunas veces, simplemente hablar con alguien a quien le importe y que no haga juicios es suficiente para reducir el riesgo de suicidio.