Defensor de DDHH denuncia desidia hacia habitantes en extrema pobreza de Barcelona, Anzoátegui

Foto Cortesía
Foto Cortesía

 

En el barrio Tumba de Bello, sector Tronconal en Barcelona, estado Anzoátegui, más de 450 familias viven sobre aguas negras y en la miseria que les ha quedado de las falsas promesas hechas por los gobernantes de turno.

El abogado y defensor de los derechos humanos en la entidad, José Santoyo, denunció que los planes de alimentación, asfaltado y drenaje no han llegado a la localidad barcelonesa.

“Allí habita una gran cantidad de niños con visibles signos de desnutrición. No cuentan con un continuo servicio de agua potable, además, la falta de drenajes los obliga a vivir entre cloacas”, precisó el abogado.

Foto Cortesía
Foto Cortesía

 

Tras hacer un recorrido por el sector, el jurista denunció la acumulación de aguas residuales que los deja incomunicados por más de dos días cada vez que llueve. Recalcó que los moradores de la zona se ven obligados a organizar grupos para bajar el nivel del líquido que se acumula en la calle principal.

Santoyo destacó su preocupación por la falta de atención que padecen estas familias por parte del gobierno, que se ha olvidado hasta de incluirlos en el sistema de ventas de alimentos distribuidos a través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Foto Cortesía
Foto Cortesía

 

“No les llega las bolsas de comida y hace un par de años les quitaron el comedor popular que se había colocado en la zona porque, según cuentan, todos votaron en contra del actual régimen”.

Según Santoyo, el 80% de las personas que viven en la Tumba de Bello padecen de hambre y viven en la miseria. Consideró preocupante el riesgo que corren los habitantes por la inestabilidad del terreno de la zona, donde grandes piedras se han deslizado y derribado varios ranchos.

 

Nota de Prensa