Solo estrictas emergencias se atienden en el hospital Pérez Carreño

(Foto AVN)
(Foto AVN)

 

Con el personal del Miguel Pérez Carreño en conflicto permanente, otrora alternativa de atención frente a un sistema de salud venido a menos, el panorama sanitario se complica en el Área Metropolitana, donde los trabajadores de los hospitales Clínico Universitario, J.M. de los Ríos y El Algodonal apostillan un reclamo sostenido que el Gobierno esquiva y al que algunos funcionarios responden con el rechazo de la cooperación internacional, publica el diario El Universal.

Ante la ausencia de respuestas y el recrudecimiento de la escasez, este viernes los trabajadores del Pérez Carreño, adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, extremaron la protesta que iniciaron hace una semana y anunciaron las suspensión de las consultas y la paralización de las cirugías electivas.

Se trata de una medida de presión que, además, pretende frenar los robos dentro y fuera de la institución, un problema al que se le suma el desabastecimiento de insumos y medicinas, la deserción laboral y los bajos salarios.

Neomar Balza, médico residente del hospital de La Yaguara, hace hincapié en el déficit de insumos, pues asegura que el Pérez Carreño es la institución que recibe más pacientes derivados de otros centros, lo cual agudiza el cuadro de desidia de un sistema de salud que reporta 90% de desabastecimiento de insumos.

“Se están yendo los profesionales porque el sueldo no nos alcanza, estamos resistiendo”, dijo. La crisis en los hospitales se profundiza. Médicos, estudiantes y trabajadores del sector señalan que además de los problemas de infraestructura, equipos e insumos, falta el agua.

 

Siga leyendo en El Universal