Pulpaca, por Manuel Núñez Montaño

 

 

 

 

Es otra de las obras iniciadas pero no terminadas en los últimos 18 años del peor gobierno que ha tenido el país, como lo son el III Puente sobre el Orinoco entre Caicara y Cabruta, la Planta Laminadora de Aluminio en el distrito Cedeño y la Ciudad del Acero en Ciudad Piar, sólo por nombrar 3 ubicadas en el estado Bolívar, que han causado pérdidas multimillonarias al país.

 

Por Decreto presidencial N°4.197 publicado en gaceta oficial N° 38.345 de fecha 28-11-2005, el entonces presidente Chávez autoriza la construcción de una planta para la producción de papel periódico, con una capacidad instalada de 250.000 TM de las cuales 100.000 serían para cubrir la demanda nacional y 150.000 TM para la exportación; con una inversión de 574.000.000 US $ en su primera etapa, para luego continuar un gran complejo industrial aumentando la producción a 500.000 TM de papel y por último una tercera etapa para la producción de T.O.F.A. para la industria petrolera, plantas de MDF y Aglomerados,

 

La construcción de este complejo sería en Macapaima, una zona deprimida al Sur del estado Anzoátegui y a la margen izquierda del Orinoco. Esta primera etapa generaría 700 puestos de trabajo directos y 1.500 indirectos. Se iniciaría el mes de enero del año 2006 y entraría en operación  el mes de noviembre del año 2010. Pasó todo el año 2006 y no se movió ni una piedra en el sitio seleccionado para la construcción de la obra. En el año 2007 el Presidente Chávez y su Ministro de Industrias Básicas y Minería relanzan el proyecto. Ya la inflación comienza a golpearlo y la inversión sube a 850.000.000 US $. Los equipos comienzan a adquirirse en Austria, China, Finlandia, Inglaterra e India. En los puertos de esos países permanecen represados  durante un año, por falta de pago. En el año 2010 comienzan a llegar al país, pero los galpones todavía no habían sido construidos y fueron dejados a la intemperie. En el año 2012 los equipos comienzan a dar muestras de deterioro, por lo que el Presidente de la empresa Luis Salinas se vio obligado a la adquisición de más de 100 containers para resguardarlos.

 

En el año 2012 el Ministro Menéndez en unas declaraciones contradictorias dice que se habían invertido 430.000 US $ en movimientos de tierra, la construcción de algunos galpones y el avance de la obra era de un 57% y estaría culminada en el año 2015 y el costo final sería de 2.200.000.000 US $, o sea un 283% del capital inicial. Los problemas graves que causaban lentitud en la ejecución de la obra eran en primer lugar que los recursos eran administrados solo desde Caracas y segundo la cantidad de Ministros a los cuales había estado adscrita como fueron: Víctor Álvarez, José Khan en dos oportunidades, Ricardo Meléndez, Wilmer Barrientos y José David Cabello. Los recursos no llegaban completos ni oportunamente a la obra en Macapaima.

 

Esto motivó una ola de rumores de presuntos hechos de corrupción. Por tal motivo a principio del año 2016 la Comisión de Medios de la Cámara de Diputados, envió a Marcos Figueroa de la MUD y José Paraqueima del GPP para realizar un informe de lo que estaba ocurriendo en la construcción de la obra. El informe elaborado por los Diputados fue consignado en la Contraloría General de la República. El diputado Figueroa  declaró a los medios que en Pulpaca estaban ocurriendo uno de los hechos de corrupción más grave para esa época.

 

A mediados del 2016 el Presidente Maduro comisionó a Juan Arias para realizar los contactos correspondientes y adelantar un plan de acción agresivo para salvar el patrimonio invertido y terminar la obra, lo cual haría a la República Bolivariana de Venezuela el icono de papel ecológico de toda America Latina (palabras textuales del Presidente). Pero, la realidad se sabía en todo el país: la obra estaba paralizada desde el año 2014, que habían pasado 12 años de su inicio y el costo inicial de 574.000.000 US $ había llegado a los 2.200.000.000 US$. Lo insólito de todo esto es que la semana siguiente de su reelección el Presidente convocó a todos los directivos de los medios de comunicación para decirles entre otras cosas que durante su nuevo período de gobierno, continuaría garantizando la libertad de expresión y que de inmediato autorizaría la construcción de una fábrica de papel. El Presidente se olvidó  del cierre de RCTV, la persecución despiadada a los dueños de Globovisión hasta lograr que la vendieran a un grupo que le garantizara continuar al aire con su programación normal, pero su línea noticiosa-informativa-editorial fuera la que le marcara su gobierno. Prueba de ello es la salida intempestiva de Alba Cecilia Mujica, profesional intachable con más de 16 años de servicios en el canal, por el solo hecho de haber comentado la muerte de Oscar Pérez. Se olvidó también de haber ordenado a CONATEL quitar las señales de CNN en español, Televisora Colombiana Caracol y Cadena Nacional de Televisión Colombiana, que más de 50 medios impresos a nivel nacional han dejado de circular porque su gobierno monopolizó la importación de papel periódico y solo lo suministra a los que siguen su línea editorial. Usted sabe lo que pasó con Pulpaca, muchos de los procesos de la cadena de producción han iniciado su período de obsolescencia, las industrias modernas son muy ágiles tecnológicamente, en segundo lugar muchos de los equipos pasaron más de dos años a la intemperie, por lo que deben haber sufrido daños en gran parte irreversibles. Esto seguramente se lo informó Juan Arias cuando usted le encomendó en el año 2016 le presentara un informe muy detallado. Es por eso que usted prefiere olvidarse de una empresa que tiene 14 años en construcción, que durante los últimos dos años ha estado paralizada y que en sus inicios estaba presupuestada en 570.000.000 US$ y aún sin terminar ha gastado más de 2.200.000.000 US$ , por eso su novedoso anuncio de construir una planta para la producción de papel. Para un gobierno tan irresponsable no es nada que un proyecto tenga 16 años de retraso y mal invertido 2.200.000.000 US $.

 

Manuel Núñez Montaño

C.I. 2.632.501