Así quedaron las calles de Japón tras el fuerte terremoto (FOTOS)


El agua fluye desde las grietas en una carretera dañada por un terremoto en Takatsuki, prefectura de Osaka, oeste de Japón, en esta foto tomada por Kyodo el 18 de junio de 2018. Crédito obligatorio Kyodo / REUTERS

 

 

Varios muertos y heridos, calles rotas, casas incendiadas y cortes de energía fue el saldo que dejó el terremoto de magnitud 6,1 que sacudió hoy el este de Japón.

Con información de EFE

Humo surge de una casa donde se produce un incendio en Takatsuki, prefectura de Osaka, oeste de Japón, en esta foto tomada por la agencia Kyodo el 18 de junio del 2018. Crédito obligatorio Kyodo/vía REUTERS

El seísmo se registró a las 07.58 hora local (10.58 GMT del domingo) y tuvo su hipocentro a 13 kilómetros de profundidad en la prefectura de Osaka, en la isla de Honshu -la mayor del archipiélago nipón- y a unos 500 kilómetros al oeste de Tokio, informó la Agencia Meteorológica (JMA).

Las bebidas embotelladas se encuentran dispersas en el piso de una tienda después de que un terremoto golpeara a Osaka, Japón el 18 de junio de 2018, en esta imagen fija tomada de un video obtenido de las redes sociales. CREDITO OBLIGATORIO. Twitter / @ tw_hds / via REUTERS

Además, varios edificios en las ciudades de Osaka y Takatsuki se derrumbaron e incendiaron, según las imágenes de la NHK, que informó de que podría haber personas atrapadas.


La gente se para en una carretera inundada dañada después de que un terremoto golpeara a Osaka, Japón el 18 de junio de 2018, en esta imagen fija tomada de un video obtenido de las redes sociales. CREDITO OBLIGATORIO. Twitter / @ tw_hds / via REUTERS

El terremoto ha causado la suspensión del servicio de tren bala en la zona, lo mismo que ha ocurrido con los servicios ferroviarios locales en las prefecturas de Osaka, Shiga, Kioto y Nara.

Los pasajeros bajan de un tren cuya operación está suspendida en Osaka, prefectura de Osaka, oeste de Japón, en esta foto tomada por Kyodo el 18 de junio de 2018. Crédito obligatorio Kyodo / Vía REUTERS