Desencanto social, por José Luis Monroy

Es el momento propicio para que surja una opción fresca.

Hola que tal mi gente, en Venezuela difícilmente se había visto tal desencanto en la sociedad como el que hoy prevalece, basta preguntar o comentar en cualquier auto mercado, salón de clases, lugar de trabajo, reunión social, sobre el último acto de un político para que se crispen las diferencias y aparezcan los desánimos. Estamos viviendo el desencanto social, la ingobernabilidad y la insatisfacción pública, esa es la percepción social que algunos se niegan a reconocer.

Mientras que en la sociedad impera el desencanto y la desconfianza, en la oposición oficialista llámese MUD o FRENTE AMPLIO o lo que sea, impera el pánico escénico, la improvisación, la espontaneidad rupestre, la falta de preparación, la ceguera y la sordera, la insensibilidad. En la sociedad hay hambre, si pero de un cambio total de que llegue un buen gobierno, aspiración de crecer, sed de justicia y equidad. En algunos políticos hay indigestión, ambición de poder y abuso. A cada uno lo gobierna su ADN.
La clase política no ha sabido entender el momento social, los ciudadanos impacientes y menos tolerantes han ido marcando la pauta en las redes sociales, y los políticos de oposición sin brújula.

Por esto, la clase política está contra la pared, ésa que lleva décadas fingiendo renovarse y usufructuando para sí misma el poder público, el cual sólo debería ser utilizado para servir al ciudadano. Una gran parte de la clase política se resiste a dejar la soberbia en el cajón de la sensibilidad y la mesura.

Dos variables quizá expliquen el momento: la primera, la sociedad, que hoy a diferencia del pasado encuentra en las redes sociales nuevos medios informativos alejados del control político, redes cuyos contenidos son propiedad social, medios libres cuyo alcance está literalmente en la mano de cada ciudadano; no se había visto semejante fenómeno, quizá, desde la invención de la imprenta, ese invento que hace 550 años vino a ser el detonante para acabar con siglos de oscurantismo, época en la que el poder del conocimiento estuvo en la Iglesia, la que, durante mil años, censuró contenidos y limitó el progreso. Segunda, el abuso y la constante impunidad de los políticos, acostumbrados a las viejas formas de lucrar con el poder público, de creer que por ser autoridad o haber sido elegidos pueden hacer todo.

Pareciera que la situación política ofrece un momento de rendición social, una paradoja peligrosa; cuando más exigente y vibrante se muestra la sociedad, ésta parece dispuesta a elegir a cualquier cargo a quien sea, es tanto el desencanto, que se cree que no puede ser peor.
El momento social beneficia aunque usted no lo crea al gobierno cuya existencia produce un gran rechazo, el rechazo es por miedo a su oferta de gobierno, en otros, miedo a perder los privilegios ante un inminente cambio en el estado actual de las cosas. Para tranquilidad de algunos, el régimen tiene, en él mismo, a su enemigo más letal, su perfil dictatorial hace sobreponer su verdad por encima de cualquier otra, su necedad ideológica le hace excluir y reprobar a quien piensa diferente.

También es momento propicio para que surja una opción fresca, de gente honesta, decente, preparada, inteligente, sin ataduras ni compromisos, en la que los sectores sociales, reconociendo la intensidad del momento, puedan converger e impulsar. Ya muchos saben que existe y que agrupa a muy respetadas personalidades. Está en nosotros animarla, actualmente trabaja fuertemente para salir de este gobierno, el primer paso es que salga de él, que empiece a visitar los espacios sociales y a convencer, a mostrar su visión y propuesta de país. Por el bien de Venezuela, ojalá te animes y apoyes sin miramientos la ANCO, quítate las ataduras de los partidos y únete a una plataforma que lo que quieres es un cambio total, allí no se piensa en elecciones para convivir con la dictadura, primero se sale de los opresores y luego se hacen elecciones en LIBERTAD, no veo porque sería tan difícil entender eso, a menos que se sea cómplices de los que tienen pasando penas a la población.

La ANCO esta sólida y lo único que te pide es que creas y que te unas a trabajar ante este desencanto social.

Como siempre, usted elige.

#ElLiderEresTu

@joseluismonroy