El Sínodo debatirá la petición de los jóvenes para que acaben los abusos

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes que se celebrará el próximo octubre debatirá la petición de estos de una “Iglesia más auténtica” que logre erradicar los escándalos económicos y “refuerce la tolerancia cero contra los abusos sexuales” por parte del clero.

Este es uno de los temas incluidos en el “Instrumentun laboris”, el documento de preparación de la XV Asamblea de los obispos y que fue presentado hoy en el Vaticano.

Este documento, de unas 50 páginas y de 214 puntos, recoge las conclusiones de la reunión presinodal que celebraron los jóvenes en el Vaticano en marzo y el cuestionario que rellenaron los chicos y chicas.

En el texto se toma conciencia de que “un gran número de jóvenes procedentes de las áreas más secularizadas no piden nada a la Iglesia porque no la consideran una interlocutora significativa para su existencia” e incluso otros “piden expresamente que les dejen en paz porque sienten su presencia molesta e incluso irritante”.

Esta reacción, admite el documento, “tiene como raíz razones serias y respetables: los escándalos sexuales y económicos sobre los que los jóvenes piden a la Iglesia reforzar la tolerancia cero contra los abusos sexuales”.

Los jóvenes quieren “que la Iglesia sea una institución que brille por su ejemplo, competencia, corresponsabilidad y solidez cultural” y que “compartan su situación de vida” y “no solo sean sermones”.

Sobre todo, se añade, se pide a la “jerarquía eclesiástica” que la Iglesia sea “transparente, acogedora, honesta, atractiva, comunicativa, accesible, alegre e interactiva”.

Los participantes en este Sínodo, que se celebrará del 3 al 28 de octubre en el Vaticano, también debatirán sobre la petición de que la Iglesia si quiere ayudar al uso adecuado de las tecnologías tiene que “profundizar su comprensión” de esta.

También tratarán cuestiones como la contracepción, el aborto, la homosexualidad, la convivencia y matrimonio, temas sobre los que no hubo acuerdo en la reunión de marzo.

Algunos grupos de jóvenes católicos piden que la doctrina de la Iglesia en estos temas sea “a pesar de su impopularidad proclamada con mayor profundidad”, mientras que otros reclaman “mayor claridad”.

También se pide a la Iglesia que “afronte de manera concreta” asuntos controvertidos, como la homosexualidad o las temáticas del genero, ya que “los jóvenes ya discuten con libertad y sin tabúes”. EFE