La increíble y triste historia del colapso petrolero de Venezuela

Cuando Chávez llegó al poder, Pdvsa era la quinta petrolera del mundo / foto Pdvsa

 

Llegó la emergencia petrolera a Venezuela. PDVSA puede. No. La estatal petrolera se encamina hacia el colapso. Y con el derrumbe una consecuencia: que a Venezuela, debido al cambio del patrón energético mundial, ya no le alcance el tiempo para seguir siendo una potencia petrolera. Este es otro milagro del chavismo en el poder. Un caso insólito. Así lo reseña alnavio.com

Por Juan Carlos Zapata

La más reciente genialidad del presidente de Petróleos de Venezuela, PDVSA, no tiene antecedentes en la historia de corporación alguna. El plan del general Manuel Quevedo consiste en apoyarse en la “muchachada” con el fin de recuperar la producción petrolera. El general Quevedo lleva poco más de seis meses al frente de la empresa estatal. Y cuando habla de la “muchachada” se refiere a la “juventud petrolera”. A la juventud revolucionaria que labora en PDVSA. Y esto recuerda a la Joven Guardia soviética. Al voluntariado cubano para la zafra de caña de azúcar. A los pioneros. Inclusive a los boy scouts. ¿Así se recupera una compañía? A los soviéticos ni a los cubanos les funcionó. Y con seguridad el general Quevedo sabe que en este caso tampoco funcionará. Pero importa la consigna. Y decirle a Nicolás Maduro: Comandante en Jefe, ya la juventud petrolera está desplegada por todo el país, por todas las gerencias, por todos los campos, y vamos a recuperar PDVSA, vamos a recuperar la producción, vamos a rescatar nuestra PDVSA socialista y chavista.

PDVSA antes de que el chavismo llegara al poder, era la quinta petrolera del mundo. La primera de América Latina. Y era un poder dentro de la OPEP. Hoy, Venezuela es un productor marginal, en camino de extraer tanto petróleo como Colombia, país que hace una década no figuraba en el mapa geopolítico de la industria. PDVSA el futuro no lo tiene fácil. Durante la gestión del general Quevedo, la producción se ha derrumbado de 1,8 a 1,3 millones de barriles diarios. El pronóstico de los expertos es que al término de 2018 se ubique en un millón. Pero un millón de barriles diarios es el incremento que solicitó Nicolás Maduro como meta urgente al designar a Quevedo en noviembre de 2017. Se lo volvió a pedir a comienzos de mayo. Y sin embargo, todo ha marchado al revés. Y el colapso de PDVSA puede llegar antes. De hecho, en la empresa lo saben. Y apuran el paso.

Para leer la nota completa pulse Aquí